Comillas, Cantabria (España).

Comillas, pueblo de Cantabria. España
El Capricho, obra de Antonio Gaudí. Detalle; en Comillas Cantabria. Imagen de guiarte.com/Fernández Miranda

Comillas es una magnifica villa santanderina, de unos 2.500 habitantes, ubicada al lado del Cantábrico, equidistante de otros dos lugares próximos de altísimo interés: San Vicente de la Barquera y Santillana del Mar.


Se le ha conocido a veces como la Villa de los Arzobispos, por haber nacido aquí, en los siglos XVII y XVIII, notables obispos y arzobispos, y encierra un conjunto de elementos arquitectónicos de valor, destacando entre ellos el Capricho de Gaudí.

Pero también hay otros muchos elementos de interés, en especial algunos edificios levantados por el impulso del Marquesado de Comillas: La Universidad Pontificia, el Palacio de Sobrellano, la capilla panteón, etc. Por todo ello Comillas es un referente básico en el modernismo catalán.

El Capricho, obra de Antonio Gaudí, en Comillas Cantabria. Imagen de guiarte.com/Fernández Miranda

Todo, en el lugar, denota una pasada época de pujanza modernista, cuando la villa fue uno de los centros favoritos de veraneo de familias hacendadas.

El Capricho:

En medio de una naturaleza verdeante, se alza El Capricho, una obra de juventud del arquitecto Antonio Gaudí, encargada por un familiar del Marqués de Comillas. El edificio se halla en el entorno del parque de Sobrellano, donde también se puede ver el Palacio de los Marqueses y la capilla.

Fue proyectado en 1883 por Gaudí, en el mismo año en que le encargaron la Sagrada Familia.

Edificio con matices surrealistas, destaca por novedosa y original concepción, su airosa torre, la utilización del hierro en balconadas y balustradas, y la cerámica, con una obsesiva referencia a la flor del girasol.

Gaudí encargó la dirección de la obra a Cristóbal Cascante Colóm, que llevó también de la dirección de los proyectos de Juan Martorell para el palacio de Sobrellano, la capilla y el Seminario.

El Capricho, actualmente un restaurante, es como un fragmento musical, en el que se rompen las reglas de la edificación de su tiempo. Una joyita modernista en la ciudad cántabra.

Palacio de Sobrellano

Levantado por el marqués de Comillas en el mismo lugar donde estuvo su anterior casa, es obra del arquitecto catalán Joan Martorell, entre 1881-1890.

Palacio de Sobrellano, en Comillas Cantabria. Imagen de guiarte.com/Fernández Miranda

Se trata de un artificioso edificio, en el que rebosa un estilo neogótico vigente en aquella época.

Situado en un paraje de ambiente romántico, tiene fachada con galerías de arcaduras trilobuladas y columnata. Se utiliza como centro cultural y de exposiciones.

Capilla

Formando conjunto de estilo con el palacio, y a pocos metros, está la capilla panteón, donde pueden contemplarse bellos mausoleos de mármol obra de artistas como Llimona y Vallmitjana.

La capilla es obra de Martorell, construida de 1878 a 1881. Parte del mobiliario de la capilla fue diseñado por Gaudí.

Universidad pontificia

Declarada Bien de Interés Cultural, su origen está en el final del siglo XIX, cuando el marques de Comillas aportó una fortuna para construir un seminario dedicado a muchacchos de familias con escasos recursos materiales

El edificio se inició en 1883. Un año después se encargó del proyecto Juan Martorell, autor del palacio de Sobrellano y la capilla-panteón. Se trata de un edificio de planta rectangular, con dos patios interiores, separados por un cuerpo central más elevado, donde están la iglesia y la entrada principal. Su estilo es neogótico-mudejar

Palacio del Marqués de Valdecilla, en Comillas (Cantabria). Imagen de Guiarte.com/Fernandez Miranda

Con la obra prácticamente finalizada, se encargaron los aspectos ornamentales al arquitecto Luis Domenech i Montaner, quien desarrolló la tarea en colaboración con destacados artistas.

El edificio tuvo una primera ampliación en el 1912, Universidad Pontificia, y otra en 1949, cuando se proyectó como colegio mayor hispanoamericano.

Ruinas góticas y el Angel de Llimona

Uno de los elementos más típicos de Comillas es su cementerio, ubicado en un altozano, mirando al mar. Ocupa el recinto de la antigua iglesia parroquial, obra del final del XV.

A lo largo del pueblo se pueden encontrar otra serie de elementos qrquitectónicos de interés, tanto casas tradicionales como otras de aire palaciego

> > Volver a la guía de Pueblos con arte