Altea, Alicante (España).

Altea, pueblo de Alicante. España
La cúpula del templo parroquial de Altea destaca sobre el conjunto de casas de la villa, con sus tonos azulados. Foto cedida por la Agencia Valenciana de Turismo
Altea, a unos 50 kilómetros al norte de Alicante, en medio de una agradable bahía protegida por una cadena montañosa, es uno de los lugares más hermosos de la costa del mediterráneo español

Su blanco caserío se arracima en torno a un otero que corona la iglesia parroquial, donde destaca una hermosa cúpula cubierta de tejas vidriadas azules, que destaca sobre los tonos blancos del pueblo. La austeridad de la torre cuadrada del templo contribuye aún más a dar esa preeminencia pictórica a la cúpula, que es reiteradamente pintada por artistas noveles y experimentados.

Entre las calles empinadas y estrechas del pueblo viejo, destaca el colorido blanco, que a veces se rompe con el verdor de alguna planta o el fucsia de una buganvilla. Fotógrafos y pintores suelen hallarse por estos enclaves, en busca de lugares con sabor, al lado del inmenso ajetreo del turismo.

Callejas empinadas, a veces estrechas y con escalones; plazas recoletas de escaso tamaño, pequeños bares, algún restaurante, ocasionales centros de artesanía, y un estupendo mirador, junto al templo local, que permite contemplar una magnífica visión de la bahía de Altea, con la azuleidad de su mar y sus embarcaciones.
Playa del entorno de Altea, imagen de la Agencia Velenciana de Turismo.

El entorno que se divisa es bello: al norte la punta de Mascarat y el cabo de Toix, al fondo la mole del Peñón de Ifach, y hacia el sur el Faro de Altea, sobre la pequeña sierra que ocupa la costa entre esta localidad y Benidorm.

La parte moderna se halla junto al mar, con un agradable paseo marítimo y un gran puerto deportivo, donde también hay actividades pesqueras. Es un lugar donde abundan los restaurantes que conocen bien las labores de pescado y arroz: recomendable por estas tierras el arroz a banda

La estación de ferrocarril permite el acceso fácil a toda la costa entre Alicante y Valencia.

Es el territorio de Altea buena zona para los deportes marítimos: hay abundantes amarres en distintos puertos cercanos, también se dispone de golf, y la orografía interior también permite otras posibilidades de ocio: a una decena de kilómetros de la costa, en el entorno de la ciudad, está el Puig Campana(1400 metros de altura) y la Sierra de Bernia (más de 1100 metros).

Y si el viajero quiere dejar momentáneamente el ambiente local, en un radio de menos de diez kilómetros contará con el bullicio de Benidorm; la majestuosidad del Peñón de Ifach; callosa, con las cataratas del Algar, o pueblos tranquilos y agradables como Alfaz del Pi. Y eso sin contar las estupendas playas de la zona... Todo un lugar para vivir o para descansar en actividad.

> > Volver a la guía de Pueblos con arte

Imágenes enviadas por los usuarios
Los usuarios de guiarte han enviado 4 fotos.