Guía de Plasencia

Con algo más de 30.000 habitantes, Plasencia es la capital económica del norte de la provincia de Cáceres.

Se trata de una ciudad monumental, tal vez la más monumental de la provincia, incluída la propia capital.

Ciudad de amplia Historia, su ubicación en medio de una bellas zonas -La Vera, el Valle del Jerte y el del Ambroz- la sitúan con un destino turístico apacible y cargado de interés.

Información general de Plasencia

Información de interés acerca de Plasencia

Una ciudad que se asoma sobre los valles

Asomada sobre un espigón de la montaña, en un meandro del Jerte, Plasencia se presenta al viajero como la mayor urbe de la Extremadura del norte.

Allí confluyen tres magníficas y bellas comarcas: los valles de Ambroz y del Jerte y La Vera.

La ciudad se halla entre Cáceres y Salamanca; 85 kilómetros al norte de la primera y 130 kilómetros al sur de la segunda.

Una vez superadas sus insípidas barriadas desarrollistas, donde campea un urbanismo impersonal, el viejo corazón de la ciudad histórica se abre, apacible y acogedor, invitando al caminante al reposo y al paseo sosegado en búsqueda de ese espíritu indefinible que aún atesoran algunas viejas ciudades.

Plasencia –como Ciudad Rodrigo, Astorga, Tuy y alguna otra ciudad española- tiene un ambiente con ecos de dioses y espadas. En sus calles se identifican retazos de lírica amorosa y dolores de decadencia.

Plasencia se asoma a los valles desde un espigón. Foto guiarte

Plasencia, fundada para agrado de Dios y de los hombres

Este es un territorio ampliamente romanizado. No muy lejos de la ciudad se pueden ver las ruinas de Cáparra, con su arco monumental bajo el cual discurría la Vía de la Plata.

La variedad de estilos de la catedral, revela vigor artístico y económico. Foto guiarte

Plasencia fue refundada por Alfonso VIII en 1186, para agrado de Dios y los hombres (Ut placeat Deo et hominibus). Hoy, más de ocho siglos después, la urbe conserva un conjunto monumental magnífico que merece la pena conocer.

Este conjunto monumental obedece a ese pasado histórico en el que abunda lo religioso al lado de lo señorial.

Fue el lugar donde Alfonso V de Portugal se casó con Juana la Beltraneja, y fue también punto de partida de numerosos conquistadores que dejaron en América hazañas y su propia sangre y cultura.  

Ocio y Gastronomía

Información relativa a las ofertas de ocio en Plasencia y la gastronomía de Plasencia

Callejeando por la ciudad se encuentran bellos palacios como éste, cercano a la iglesia de San Pedro. Foto guiarte

Plasencia tiene una buena oferta hotelera que permite reposar en la ciudad y detenerse en ella una jornada adicional para hacer una excursión por el valle del Jerte, especialmente atractivo en los días de abril, cuando florecen sus ejércitos de cerezos sobre las empinadas laderas. La zona más bella es la de Tornavacas, porque la parte inferior está bastante desmejorada por modernidades que quitan tipismo a los pueblos antaño bellos.

Cerca está La Vera, donde es recomendable llegar hasta Cuacos de Yuste, donde se halla el austero monasterio en el que se retiró a morir el emperador Carlos V. La visita al Palacio-monasterio, del siglo XV y XVI es absolutamente recomendable, especialmente para quienes aman la historia. Allí encontrarán la espiritualidad del glorioso emperador y se empaparán de ese estilo sobrio que define el siglo XVI español.

También en La Vera causan un efecto negativo las modernidades constructivas que contrastan con la bella arquitectura tradicional de los pueblos que se asientan en la solana de la sierra de Tormantos.

Pero tambien hay que referirse a otro goce. El de la buena mesa.

Se ha mencionado la excelencia de vivir en una ciudad con obispo y sin gobernador civil. No es mala receta, incluso para los descreídos. El clero siempre ha gozado fama de cuidar bien el cuerpo. Nunca faltarán en el entorno de las catedrales agradables posadas o viejos fogones donde las carnes de vacuno, puerco o cordero reciban en su justa necesidad aderezos y calor de llamas. Porque ya hace más de dos mil años los mismos dioses se embelesaban con el olorcillo de simples sacrificios o magníficas hecatombes. Siempre juntos, el fuego y la carne, en la gloria de los fogones y en los mismos infiernos.

Plasencia tiene experiencia histórica en gastronomía: junta los saberes de extremadura(buenos quesos, carne y caza)con los su condicion de ciudad episcopal y religiosa(excelentes guisos y repostería), a los que ha de añadir su condición de clásica ciudad de ferias agrícolas y ganaderas, en medio de la Vía de la Plata. En consecuencia: restaurantes sencillos y buena cocina con tradición. 

Direcciones de interés

Direcciones de interés de Plasencia

Ayuntamiento. Plaza Mayor. 927 410350

Hospital. Martín Palomino. 927410889

Autobuses. Teléfono 927414550

Que ver en Plasencia

En la Guía de Plasencia te recomendamos las siguientes visitas:

El patrimonio

Para quien desconoce la urbe, una visita al viejo casco de...

La Plaza Mayor y el Ayuntamiento

Para iniciar la visita a la ciudad de Plasencia, lo mejor es...

Las catedrales

En Plasencia trabajaron maestros de la talla de Francisco de...

Murallas

Robustas murallas rodeaban en el pasado la ciudad de...

Ciudad de palacios

Un gran número de edificios palaciegos dotan a Plasencia de...

Iglesias de varias épocas

Existe un buen número de iglesias, a lo largo de la ciudad...