Qué ver en Lucerna

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Lucerna

Patrimonio

La bella ciudad suiza de Lucerna conserva un interés múltiple para el viajero.

Los puentes sobre el cauce del naciente Reuss dan un atractivo especial a la ciudad suiza. guiarte.com

En el plano de la naturaleza ha sido beneficiada con su entorno verdeante, su lago, y hasta con los vestigios del antiguo glaciar del Reuss, algunos de los cuales han servicio para montar un museo.

En el plano artístico, la ciudad vieja y la nueva resultan sumamente agradables; no sólo por sus monumentos civiles y religiosos, sino por las poderosas casas de la burguesía local, y los excelentes centros museísticos.

Hoteles lujosos, casino, excelentes establecimientos comerciales, viajes por el lago... la ciudad tiene garantizado el éxito turístico.

Murallas de Lucerna

Desde el siglo XIV, Lucerna tuvo reciento amurallado, del que se conserva buena parte en excelentes condiciones.

La torre del Antiguo Ayuntamiento, cerca del Reuss, formaba parte también de las antiguas defensas de la ciudad. Guiarte.com.Copyright

Desde el Puente de los Molinos, la principal linea defensiva recorre el norte de la ciudad, en tanto que en el sur, el propio Reuss era una excelente defensa que se complementaba con otros elementos, entre ellos la poderosa Torre del Reloj del antiguo ayuntamiento.

A la vera del río, junto al puente de los Molinos, está la Nölliturm, redondeada, de excelente sillar y cubierta por un achaparrado chapitel.

La torre fue en algún tiempo almacén de pólvora. La siguiente es la Männliturm, cuadrada, rematada con un corredor almenado y sendas torrecilas, luego viene la altísima Luegislandturm, hasta un total de nueve torres que integran la llamada Museggmauer, muralla que protegía la ciudad por el noroeste.

A la vera del rio, junto al puente de los Molinos, está la Nölliturm. Desde ella la muralla avanza por el norte de la urbe. Guiarte.com.Copyright

Los puentes sobre el Reuss

Son dos los bellos puentes medievales de madera que cruzan el cauce del Reuss, y que dan un atractivo especial a la ciudad de Lucerna.

El puente de La Capilla. Kapellbrücke, es el más largo de los viejos puentes medievales. guiarte.com. Copyright

El puente de la Capilla es el más largo de los dos. Tiene más de 200 metros de longitud y es originario del siglo XIV, aunque en agosto de 1993 hubo un incendio que lo destruyo en gran parte. Se reconstruyó rápidamente y ya va adquiriendo la pátina del tiempo.

En la techumbre, en los triángulos interiores de la cubierta, se hallaban numerosas pinturas sobre madera del siglo XVII, debidas a Hans Wägmann, y que narraban la historia de la ciudad. Las actuales son reproducciones de los originales perdidos en el incendio.

Este puente, con su cercana torre octogonal, son el icono de la ciudad y -según se dice- el motivo fotográfico urbano más conocido de Suiza.

El viejo Mühlen-Brücke de Lucerna, puente de Los Molinos, tiene el encanto de los siglos. Guiarte.com/Copyright

El puente de Los Molinos tiene el encanto de la vejez; es de 1408. Tiene en el medio una sencilla capilla del siglo XVI.

En los triángulos de la cubierta están las pinturas que en el siglo XVII hizo Kaspar Meglinger.

El puente, también denominado Spreuer, era parte de la fortificación de la ciudad. En las pinturas de los triángulos, se presenta la danza de la Muerte

Cerca de este puente está el dique de agujas. Las agujas son un conjunto de tablones de madera que se utilizan para regular el nivel del lago, dirigiendo también una parte del agua hacia los molinos de la ciudad.

Kaspar Meglinger, en el siglo XVII, hizo las pinturas de los triángulos del Puente de los Molinos. Guiarte.com/Copyright

La torre del agua de Lucerna

En el centro del Kapelburcke, o puente de La Capilla, se halla la Wasserturm o torre del agua, uno de los símbolos de la ciudad.

En medio del Kapelburcke de Lucerna, puente de La Capilla, se halla la Wasserturm o torre del Agua. Guiarte.com. Copyright

Se trata de una torre octogonal de piedra de unos treinta y cuatro metros de altura, de final del medievo, que tenía una finalidad defensiva, pero que ha sido también prisión y hasta sala de tortura.

Se dice en Lucerna que esta obra, erigida en torno al 1300, es el monumento más fotografiado de Suiza.

Las plazas de Lucerna

Sobre todo en el margen norte de la ribera del Reuss hay una serie de plazas llenas de encanto, en el trayecto que va desde el puente de los molinos al lago.

Fuente en la Mûlhenplatz. guiarte.com. Copyright

La Hirschenplat o plaza del Ciervo tiene una serie de bellas portadas de interesante decoración. Allí estuvo en algún momento Goethe.

La Weinmarkt o plaza del Vino tiene magníficas casas antiguas y una bella fuente en el centro.

Fue tradicionalmente corazón de la ciudad Un poco más adelante, la plaza de los Molinos, o Mûlhenplatz, de forma alargada, también tiene notables edificaciones.

Uno de sus lados da precisamente al popular puente de Los Molinos.

En el margen norte de la ribera del Reuss hay una serie de plazas llenas de encanto, con bellas casas. guiarte.com. Copyright

Las iglesias

Hay varias iglesias de interés en Lucerna. En la zona norte está la airosa Hofkirche; es la colegiata de San Leodegarm fundada en el siglo VIII.

La Hofkirche o de san Leodegardo y san Mauricio, en Lucerna. Guiarte.com. Copiright

La Hofkirche o iglesia de san Leodegardo y san Mauricio, es una sede principal del catolicismo en Suiza. Esta ciudad conservó un vigor católico a lo largo de los siglos pasados y el nuncio papal tiene residencia en Lucerna, donde utiliza la iglesia como sede.

La Iglesia fue construido entre 1633-1639 sobre la base de una basílica románica que ardió en 1633. Es uno de los pocos monumentos construidos al norte de los Alpes durante la Guerra de Treinta Años, y representa una obra del renacimiento final germánico.

Desde el siglo octavo existía allí una abadía consagrada a San Mauricio, erigida por el apoyo de Pipino el Breve. Se denominaba monasterio de Luciaria, y pasó por el control de la poderosa abadía alsaciana de Murbach (de la que era patrono san Leodegardo) antes de entrar en la orden de los benedictinos.

En el exterior destacan las vigorosas torres góticas, restos de la construcción anterior al incendio, coronadas por altísimos chapiteles.

Interior barroco de la Jesuitenkirche o iglesia de los Jesuitas, de Lucerna. Guiarte.com. Copyright

Iglesia de los Jesuitas

La Jesuitenkirche o iglesia de los Jesuitas, del siglo XVII, preside una de las riveras del Reuss, con sus campanarios de cúpulas abulbadas, del XIX.

Los jesuitas llegaron a Lucerna en 1574 y pronto desarrollaron una gran actividad. La iglesia es el primer edificio regilioso de estilo barroco en toda Suiza. Fue construido en 1666 por Christoph Vogler y su decoración interior es tambien barroca, aunque un poco posterior a la fecha de la construcción.

La Jesuitenkirche o iglesia de los Jesuitas, del siglo XVII, preside una de las riveras del Reuss.guiarte.com. Copyright

iglesia de los Franciscanos

Muy cerca, del templo de los jesuitas se halla la Franciskanerkirche o iglesia de los Franciscanos. Es originaria del XIII y conserva ese aire más sencillo de las edificaciones góticas y de esta orden religiosa.

Edificios civiles

Entre los edificios civiles de Lucerna se puede destacar el Altes Rathaus o antiguo ayuntamiento, de los inicios del XVII.

El ayuntamiento de Lucerna; la fachada que da al Kornmarkt. Imagen Turismo de Lucerna/www.luzern.com/

Una de las fachadas da al Kornmarkt, la plaza mercado de granos desde época medieval. El propio edificio del ayuntamiento tuvo en sus bajos una zona de almacenamiento de granos.

La altiva Torre del Reloj es en su origen una de las torres defensivas de Lucerna y es del siglo XIV. En ella está el reloj más antiguo de la ciudad.

La otra de las fachadas del edificio municipal da a la ribera del Reuss.

El edificio tiene un aire poderoso, renacentista, reforzado por la presencia de fuerte la torre cuadrada, cuyo con chapitel está decorado con cuatro torrecillas. El diseño del edificio es de Anton Isenmann, y fue erigido entre 1602 y 1606.

Los soportales, abiertos al Reuss, acogen en la actualidad un mercado semanal.

El ayuntamiento de Lucerna, asomado al Reuss. Guiarte.com/Copyright

El Palacio de Gobierno Cantonal es del renacimiento.

El edificio fue construido en el siglo XVI y sigue modelos florentinos.

En general, la edificación de la ciudad es magnífica, testimonio de la riqueza de la vieja urbe y de su pasado histórico.

Los museos

Tiene Lucerna una colección excepcional de museos. Muy cerca del antiguo Ayuntamiento, a la orilla del Reuss está el museo que alberga la colección Picasso, recogida por un importante marchante de la ciudad.

El KKL Luzern, a la orilla del lago, es obra de Jean Nouvel, Turismo de Lucerna/www.luzern.com/

Cerca del Lago está el museo Suizo de Transportes. Es sumamente interesante. Ferrocarriles, automóviles, motos, navegación... Todo un mundo. Es el mayor de Europa en su género.

En otra parte dela ribera del lago, el Kunstmuseum. Es una moderna obra de Jean Nouvel. El KKL Luzern - centro cultural de Lucerna- fue construido entre 1995 y 2000. Está junto a la estación de tren. La sala de conciertos, con aforo para 1.800 personas, es de las mejores de Suiza. El museo de arte alberga numerosas muestras, especialmente de pintores del país

Otro museo de creación reciente es el de la colección Rosengart, con buenas colecciones de Paul Klee y Pablo Picasso, pero tambien con otros trabajpos de importantes creadores modernos.

Otra cita interesante es la casa de Richard Wagner, en Tribschen, cerca de la ciudad y a orillas del lago. El autor habitó en esta casona de tres alturas entre 1866 y 1872. Allí hizo algunas de sus mejores obras, y allí recibió a gentes como Franz Liszt (Wagne estuvo casado con una hija de Liszt) y Nietzsche.

El Jardín de los Glaciares alberga vestigios de cuando el glaciar del Reuss cubría la zona, así como elementos prehistóricos que nos acercan a la época en que los nativos cazaban renos en las montañas al finalizar la época glaciar.


Volver a la Guía de Lucerna