Qué ver en Estocolmo

Un listado de las visitas más interesantes de Estocolmo, la capital sueca.

Cosas que hay que ver en Estocolmo

Introducción a los lugares más interesantes para visitar en Estocolmo.

Estocolmo es un lugar de esos que motivan a pasear. Sus calles limpias, magníficos edificios, parques cuidados y estampas de ensueño de sus canales son cosas que abundan por doquier. El centro de la ciudad se puede recorrer cómodamente a pie, y existen numerosos puentes para ir de islas en isla.

Vista panorámica de Estocolmo desde la torre del ayuntamiento

Tal vez el momento idóneo para visitar la ciudad sea en verano, pues Suecia en general tiene un clima frío y aun en los meses más cálidos del año el tiempo respeta. Si el día es claro en verano posiblemente necesitemos protección para el sol, pero las temperaturas rondarán los 20 grados, lo que las hace muy agradables. Casi en cualquier momento del año conviene salir a la calle con una segunda manga, para ponérsela en cuanto el sol cae.

El recorrido se puede hacer visitando las distintas islas de la ciudad. Para ello tenemos el texto Estocolmo Isla a Isla. Pero en esta compilación vamos a ver algunos de los lugares más interesantes de la ciudad que un visitante no debe perderse.

Museo Wasa

Es actualmente el museo más visitado de Suecia. Su atracción principal es un barco del siglo 17 que se hundió en las inmediaciones de la ciudad.

Vista exterior del museo Wasa
Es uno de los museos imprescindibles de Estocolmo, por su originalidad. En él podremos ver un barco de guerra del siglo 17, el Wasa (En español, Vasa), rescatado después de que se hundiese nada más ser flotado.

Fue construido como el mayor buque de guerra del rey escandinavo, con más de 50 metros de altura de los mástiles y decorado con mucho detalle con cientos de esculturas. En definitiva, el barco se había construido de manera cuidada y superlativa y por tanto era temido por los reinos vecinos.

El día de su inauguración, no habiendo recorrido más de 1.300 metros desde los astilleros, empezó a entrar agua en el barco hasta que se hundió ante los atónitos ojos de marineros y constructores. La historia de su hundimiento se relata en el propio museo, así como la de su rescate, a mediados del siglo pasado.

La visita al barco se hace desde fuera y se puede encontrar abundante documentación sobre toda su historia. El museo es una de las visitas más entretenidas que se pueden hacer en Estocolmo.

Skansen Museo al aire libre

Un museo-parque muy interesante y agradable para visitar, donde podemos dar un recorrido a muchas cosas interesantes sobre Suecia en general: costumbres, edificaciones, labores, flora y fauna...

Museo-Parque Skansen de Estocolmo
Dicen que es como una Suecia, pero en pequeñito. El museo se compone de una extensión de terreno muy grande y verde donde se encuentran muchas casas, flora y fauna del país. Está situado en la isla de Djurgarden, ocupando gran parte de esta.

En la entrada, donde nos cobrarán por el acceso una cantidad razonable, podemos obtener un mapa, que será casi imprescindible para orientarse por el parque.

Este museo es muy entretenido de ver y, al contrario que la mayoría de los museos, no resulta nada cansado. Esto es porque es como un parque, más que un museo de los que estamos acostumbrados a ver. Es tan grande que podemos fácilmente gastar una mañana o toda una tarde, en el museo y todavía nos quedan cosas por ver.

Casas rurales típicas suecas en el Museo Skansen

Tienen mucho interés las casas del panadero, alfarero, soplador de cristal, etc. Conviene pasarse a buena hora por allí, porque cierran antes que otros lugares del museo. En todas las casas de los artesanos se puede comprar su trabajo, aunque muchas veces encontraremos que los precios no están a la altura del bolsillo del turista modesto. En mi opinión, lo más interesante es ver el trabajo del soplador de cristal, que resulta bastante espectacular. Aunque dejarse pasar por la panadería es realmente goloso y casi inevitable, por el olor que desprende. Se puede entrar incluso dentro de la panadería hasta tal punto que no sabemos si somos unos intrusos y nos estamos pasando de listos o bien estamos haciendo lo correcto.

Tiene una parte interesante para los niños, que es un pequeño zoológico, con los animales más característicos de Suecia. Por suerte los animales tienen un buen espacio vital y su hábitat bien reproducido.

Tienen mucha gracia las casas típicas suecas que hay repartidas por todo el museo, en las que podemos entrar en algunos casos. Son casas reales, traídas desde distintos puntos de Suecia. Hay desde casas vikingas a palacetes, casas campesinas y pequeñas cabañas para veraneo. Puede ser el mayor atractivo del museo.

Como además en el museo hay una de las pocas colinitas de Estocolmo, podemos encontrar algunos puntos desde los que apreciar unas bonitas panorámicas de la ciudad.

Vistas panorámicas de Estocolmo desde el Museo Skansen

Museo de arte moderno de Estocolmo

Interesante y delirante muestra de arte moderno, tanto por su colección permanente como por sus diversas exposiciones.

Está situado en Skeppsholmen, una isla muy verde y agradable de pasear, donde podemos encontrar otros museos, pero en la que destaca sin duda este Museo de Arte Moderno.

Estatuas en los alrededores del Museo de Arte Moderno de Estocolmo

Dispone de una colección permanente de grandes clásicos del Arte del siglo pasado, como Picaso, Dalí, Matisse, Klee, Rauschenberg, etc. Además, de exposiciones temporales de mucha calidad.

Fue inaugurado en 1958 y en 1998 se creó un nuevo edificio para albergar al museo, obra del arquitecto español Rafael Moneo.

El museo además es muy recomendable por tener la entrada gratuita. A la vez que paseamos por la isla Skeppsholmen, podemos pasear también dentro del museo y admirar algunas de sus polémicas obras. Además, comparte el espacio con un museo de arquitectura, en el que se pueden ver planos y maquetas de edificios de Suecia y de otras partes del mundo, que seguro resulta atractivo para cualquier visitante.

Catedral de Estocolmo (Storkyrkan)

La catedral no es muy espectacular, porque ha sido remodelada recientemente, pero es de interesante visita, también por su torre.

Está en la isla de la ciudad antigua, Gamla Stan, al lado del Palacio Real. Construida hace 700 años, aunque de esa época sólo se conservan las piedras del muro. Su actual aspecto se debe a una remodelación del siglo 18.

Catedral de Estocolmo y alrededores
Se puede subir a la torre de la catedral por un precio muy razonable. Aunque los horarios de apertura al público son bastante limitados. Desde arriba se pueden admirar unas bonitas vistas y ver las campanas, una de ellas de 6 toneladas de peso.

Dentro se pueden ver algunas obras de arte clásicas como la escultura San Jorge y el Dragón, del gótico tardío, el cuadro barroco El Juicio Final de 1916, así como un candelabro de bronce de más de 3 metros y medio de alto, El candelabro de siete brazos. También llama la atención el Altar de plata y Las sillas reales. El cuadro del sol, también se puede ver dentro, interesante por ser el más antiguo de Estocolmo.

El Ayuntamiento de Estocolmo

Una de las visitas predilectas dentro de Estocolmo por los turistas es el ayuntamiento, en el que se puede subir a la torre.

Vista general del Ayuntamiento de Estocolmo
El edificio del Ayuntamiento de Estocolmo es muy interesante y bonito. Construido por completo en ladrillo, está a orillas de uno de los muchos canales de la ciudad, en un sitio céntrico desde el que se puede observar de manera cercana casi cualquier punto de la ciudad.

Vista parcial del patio interior del ayuntamiento de Estocolmo
El edificio y los alrededores tienen bastante interés y son bastante turísticos. Tiene unos pequeños pero bonitos jardines a orillas del canal, donde se pueden encontrar bonitas vistas y donde se puede pasear agradablemente. En su patio interior, que se puede visitar libremente, se tiene acceso a una tienda de recuerdos y la cola para acceder a la torre.

El mirador de la torre está abierto solamente durante la primavera y verano. Su visita en mi opinión es una grata inversión de tiempo en la ciudad, si es que apreciamos las vistas panorámicas. La parte mala es que la cola puede ser bastante larga y puede ser, por tanto, un poco pesada la espera. Esto es porque el aforo es limitado y si está lleno, hasta que no salga alguna persona no dan permiso para que entren los siguientes. Una vez dentro, la visita no tiene tiempo limitado, así que podemos visualizar las vistas sin preocuparnos por el reloj.

La escalada es sencilla, pero hay que tener buena movilidad. La primera parte se puede hacer en ascensor, pero la última sólo se puede hacer por unas escaleras laberínticas que van dando vueltas a la torre.

Vistas desde la torre del ayuntamiento

Subir a la torre del ayuntamiento de Estocolmo es una experiencia muy recomendable.

Vista desde la torre del Ayuntamiento de Estocolmo
Es posiblemente el mejor mirador de Estocolmo, desde el que podemos darnos cuenta de la configuración en islas de la ciudad. La vista no da para observar toda la ciudad, pero la belleza del entorno es incuestionable.

Además, en la parte de arriba hay unos grabados en la barandilla de latón con inscripciones de los sitios más importantes que podemos apreciar de la ciudad. Las inscripciones tienen su antigüedad, así que no aparecen muchos de los edificios modernos.

Casa de la cultura

La Casa de la Cultura (Kulturhuset) de Estocolmo está en el centro comercial, en un edificio muy representativo.

Plaza Sergel, vista desde el restaurante de la azotea de la Casa de la Cultura
En un paseo por la ciudad de Estocolmo, en la zona más céntrica y comercial, muy cerca de la estación central, se encuentra la conocida plaza Sergel (Sergels torg). Es una plaza que merece la pena ver, por ser muy conocida y con mucha actividad.

En la plaza se encuentra una de las atracciones más visitadas de Estocolmo, como es la Casa de la Cultura, situada en un edificio de 1974 que ya es un símbolo de la época y de la moderna cultura sueca.

En este sitio hay un sin fin de posibilidades que ver. Seguro que cualquier persona puede encontrar temas de su interés en su visita. Hay exposiciones de fotografía, películas, moda, diseño, música, danza, teatro, conferencias y un largo etc. En definitiva, se puede encontrar arte de todo tipo y cultura, con libros, comics, etc. Para los niños también hay una sección donde pueden ver películas, escuchar cuentos, aprender o leer.

En el último piso se encuentra un restaurante, donde se puede comer un menú por un precio razonable, en una terraza con unas bonitas vistas de la ciudad. Además de un bar de copas y conciertos.

Palacio Real de Estocolmo

Estocolmo, como capital de Suecia, tiene la residencia de los Reyes del país.

El Palacio real se encuentra en la isla Gamla Stan, casco antiguo de la ciudad. Fue construido como residencia de los monarcas suecos en el siglo XVIII.

Actualmente se puede visitar algunas zonas del Palacio Real que funcionan como Museo. Es interesante, cuando menos, darse un paseo por los alrededores hacerse una foto con los guardias que custodian la entrada.

Palacio Real de Estocolmo

Parque de atracciones Gröna Lund

Dentro de la ciudad de Estocolmo tenemos un parque de diversión para toda la familia: Gröna Lund

Estocolmo tiene posibilidades para todos los gustos y en la isla de Djurgarden se puede encontrar otra visita que puede atraer sin duda a los más jóvenes. El nombre del parque, Gröna Lund, que significa algo tan sugerente como Arboleda verde, hace referencia a los jardines en los que enmarca el lugar.

Para los nińos es un lugar especial por sus divertidas atracciones, como la montańa rusa, Jetline, la torre del poder de caída libre, erc. Además se pueden encontrar también motivaciones para los adultos como conciertos al aire libre

Abierto en los meses de primavera, desde mayo, hasta el final del verano.

Museo Nacional de Bellas Artes de Estocolmo

Otra de las atracciones más visitadas por los turistas, el Museo de Bellas Artes de Estocolmo.

Se trata, como su nombre indica, de un museo de arte en general: pintura antigua, escultura y todo lo relacionado con el arte clásico.

Fachada del Museo Nacional de Bellas Artes

Más información en: http://www.nationalmuseum.se


Volver a la Guía de Estocolmo