El Palacio Real de el Escorial

El pueblo llano le llama sencillamente “El Escorial” y es el símbolo de un reinado, el de Felipe II, y de un imperio que se extendió por tierras de todos los continentes.

Una guia del Monasterio del Escorial y del Palacio Real, con textos y fotos de Tomás Alvarez

Cuentaviajes El Palacio Real de el Escorial

Relato de viaje a El palacio del Escorial

Palacio, museo, monasterio...

El monumento está a unos 50 kilómetros de Madrid, dirección noroeste; en la falda de la sierra, en la localidad de San Lorenzo del Escorial, en medio de hermosos paisajes.

El edificio es un conjunto enorme iniciado en 1562 por Juan Bautista de Toledo, y realizado en un tiempo récord, para aquellos tiempos. La última piedra se colocó en 1584. Juan de Herrera sería otro arquitecto que dirigió los trabajos y construyó también sendas casas de oficios ante la fachada del monasterio, creando una inmensa explanada tan austera como armónica, ampliada en tiempos posteriores, a medida que fueron creciendo las dependencias de residentes, servidores, nobles y familiares.

Explanada ante el gran edificio escurialense. guiarte.com

El Escorial está integrado por multitud de estancias, en las que podríamos distinguir –por su funcionalidad- el palacio Real de Felipe II; la Basílica; la Biblioteca, el Mausoleo Real y el Monasterio. Aparte, se han distribuido diversas estancias como museos, en los que se albergan elementos relativos a la construcción y –sobre todo- salas de tapices y pinturas.

En realidad, el propio edificio es un continuo museo de pintura, en el que se puede hallar obra de El Bosco, El Greco, Veronés, Tiziano, Tintoretto, Carracci, Velázquez y Ribera, entre otros.

*
     

Historia del lugar

Tras vencer al ejército francés en San Quintín(al norte de París), Felipe II quedó preocupado –dice la tradición- por haber destruido una iglesia dedicada a San Lorenzo en el transcurso de las operaciones militares.

En España, el rey decidió hacer un monumento que testimoniase los favores recibidos de la divinidad y para alojar allí los restos mortales de su padre, Carlos V, y de los posteriores monarcas hispanos.

Fachada oeste del Escorial. guiarte.com

En 1561 compra ya los terrenos de la zona y empieza el monasterio que regirían los Jerónimos. Juan Bautista de Toledo iniciaría las obras y las continuaría su discípulo Juan de Herrera hasta 21 años más tarde, dejando para la posteridad un monumento de líneas severas que marcaría un estilo de la época: el herreriano.

     

Datos para una monumentalidad

El edificio tiene planta casi cuadrada, con torres en las esquinas. La entrada principal da acceso a un gran patio, abierto ante las torres de la basílica.

Algunas cifras pueden dar idea de la monumentalidad del lugar:

Tiene 207 metros de fachada. Ocupa una superficie de 33.000 metros cuadrados. Tiene 88 fuentes, 16 patios, 15 claustros, 1200 puertas y 2700 ventanas.

Un recorrido por el inmenso monasterio nos llevará por una serie de dependencias que presentamos a continuación:

Plano de las principales dependencias del edificio. guiarte.com

     

Salas de Arquitectura y Pintura

La entrada de visitantes se efectúa por una puerta ubicada en mitad de la fachada norte. Desde allí se toma dirección este para acceder al Museo de Arquitectura, relativamente reciente, pero que tiene notable interés.

Se presenta en unos sótanos abovedados y alberga planos, grabados, maquetas, máquinas y utillaje empleado en la construcción de este edificio que marcó un estilo en la arquitectura española.

En las galerías hay que apuntar la presencia de diversos tapices, muchos de los cuales tienen una temática de la pintura de El Bosco, un pintor admirado por Felipe II.

En la zona dedicada a la arquitectura se presentan viejos elementos constructivos. guiarte.com

El hecho de que los Países Bajos estuvieran ligados a la corona española hace que en todo el recorrido abunden las obras de artistas flamencos: El Bosco, Van der Weyden, Coxie, Aertsen, Vos...

Una pintura que llama la atención en el principio del recorrido es “El martirio de San Mauricio y la Legión Tebana”, de El Greco.

El martirio de San Mauricio y la Legión Tebana, de El Greco, es un cuadro con mucha historia. guiarte.com
Históricamente, es importante este cuadro, porque fue el que hizo el pintor como prueba para el rey.

A Felipe II no le gustó el estilo ni la composición típica del maestro (varios niveles compositivos) En consecuencia, le pagó el cuadro y no le encargó más.

Sustituyó su contrato por otro a un artista italiano de mucha menor talla: Rómulo Cincinato. Una pena.

También abundarán los cuadros de autores italianos: Tiziano, Tintoretto, Verones...

En la zona denominada, de los Borbones, también abundan los tapices y elementos dieciochescos.

    

Sala de las Batallas

Es una interesante galería en la que abundan las pinturas murales relativas a la historia de España, a modo de sala didáctica y de prestigio para la realeza de un país con tradición bélica.

Todo el lateral continuo de la sala se dedica a la batalla de Higueruela, dada por Juan II ante los moros granadinos. Es interesante porque no sólo refleja detalles de tácticas sino una excelente minuciosidad en el diseño de los trajes y armas. Un documento excelente para conocer la guerra del medioevo final.

Las pinturas de la Sala de las Batallas tienen el interés de ser una auténtica crónica bélica. guiarte.com

También hay otras batallas, entre ellas una relativa a las Azores, relacionada con la entrada del reino de Portugal en la órbita de la Corona de Felipe II, y otra dedicada a la de San Quintín.

     

El Palacio Real

Felipe II se retiró a este lugar y gobernó su inmenso reino que se extendía por todos los mares desde este sencillo palacio, que recuerda la arquitectura de las casonas castellanas de la época.

Las salas del palacio de Felipe II, en el entorno del ábside de la basílica, son sencillas. Los dormitorios de Isabel Clara Eugenia y del Monarca reflejan una relativa humildad. Espacios pequeños (que contrastan con los que tienen las salas de los Borbones) austeridad y sentido cristiano(desde el lecho del rey se veía el altar mayor, y esto le permitía seguir la misa cuando estaba enfermo)

Desde las estancias del Palacio Real se divisan jardines, praderías y montañas, al lado del gran edificio herreriano. guiarte.com

Sorprende la magnífica madera de las puertas, obra de un destacado artesano ausburgues, y la presencia de numerosos objetos religiosos: crucifijos, una virgen de Carracci, un magnífico marfil francés, del gótico final, con escenas de la vida de Cristo, etc.

Los salones de los Borbones, en la zona nordeste, son de otra concepción espacial, con mayor lujo; techos pompeyanos y excelente colección de tapices de la Real Fábrica de Madrid y flamencos.

     

El Panteón

El panteón está bajo la iglesia, y allí permanecen los restos de casi todos los reyes de España desde Carlos I, en un recinto octogonal. Se realizó en tiempos de Felipe III, con dirección del arquitecto Gómez de Mora.

De un gusto severo: mármoles oscuros y bronces dorados, el Panteón es una capilla totalmente subterránea. Allí se alojan los restos mortales de los reyes de España desde Carlos I de España y V de Alemania hasta la actualidad. De la lista faltan Felipe V, que está en el bello palacio de la Granja(Segovia), y Fernando VI, en las Salesas Reales(Madrid).

El Cristo crucificado es de Pietro Tacca. guiarte.com

Al Panteón se desciende por una larga escalera, ornamentada con mármoles oscuros que dan cierto aire lóbrego al lugar.

Un gran crucifijo preside la sala con los sarcófagos ubicados en cuatro alturas, en las alas de este recinto circular. El Crito crucificado, de bronce, es de Pietro Tacca.

Frente a los oscuros mármoles del panteón de reyes, en el panteón de infantes abundan los mármoles claros. guiarte.com

Otras estancias cercanas albergan el Panteón de Infantes, donde yacen miembros de la familia real que no alcanzaron el trono y reinas sin descendencia, en tumbas de diverso gusto.

Entre las curiosidades históricas de este ámbito está la tumba de Don Juan de Austria, el vencedor de Lepanto.

    

Salas Capitulares, claustro y templo viejo

La exhibición de pintura de maestros del XV, XVI y XVII continúa en las Salas Capitulares, originariamente destinadas a zona de encuentro de la comunidad de los Jerónimos.

Entre las pinturas está la Santísima trinidad, de Ribera. Frente a ellas está el claustro principal bajo, lleno de frescos que rememoran la vida de Cristo.
Una bóveda debida a Lucas Jordán. guiarte.com

Pertenecen a la mano de Tibaldi, Cambiaso, Cincinato, etc.

Al claustro da una gran escalera cuya magnífica bóveda se debe a Lucas Jordán, quien pintó una alegoría de los Austrias.

Las salas Capitulares tienen todas unas alegres techumbres. guiarte.com

Muy cerca de la escalera está la Iglesia Vieja o de Prestado, que es la que se utilizó mientras no se terminó la basílica, allí se ubican algunas pinturas de interés, de Tiziano y Ribera.

    

Basílica

La basílica es de noble estructura, con tres naves y una estupenda linterna. El ábside penetra hacia el oeste formando lo que sería el “mango” de la parrilla.

(se ha dicho reiteradamente que el plano del monasterio refleja la forma de las parrillas de asar, en recuerdo de que San Lorenzo pereció sacrificado en una de éstas)

El retablo fue diseñado por Juan de Herrera; hay frescos de Lucas Jordán y Cambiasso, y estatuas orantes, en torno al altar, de Carlos I y Felipe II, de Pompeyo Leoni.

El altar de la basílica. guiarte.com

Según se mira el altar, a la izquierda se halla Carlos I, arrodillado, junto a su esposa y otros miembros familiares. El conjunto familiar de Felipe II está enfrente.

Esta basílica es el centro del monasterio, y sorprende por su robustez y armonía. En la sacristía tambien hay un interesante cuadro de Claudio Coello.

Desde el exterior, al contemplar el edificio también destaca la iglesia, con su magnífica cúpula central y las dos torres, que se elevan en el interior de la mole cuadrangular del monasterio.

Patio de los Reyes. guiarte.com

Delante de la Basílica hay un patio sobrio y grandioso: es uno de los dieciséis del edificio. Se llama Patio de los Reyes, porque en él destacan las estatuas de seis reyes de Judea, que adornan la fachada basilical. Se entra a este patio desde la puerta principal(fachada oeste)

    

La Biblioteca

La Biblioteca es magnífica. Se accede a ella desde la entrada principal, por unas escaleras.

El recinto tiene frescos de Carducho y Tibaldi. Allí hay 45.000 volúmenes d impresos en los siglos XV y XVI, valiosísimos muchos de ellos. Pero hay también muchas obras anteriores, unos 5000 manuscritos en árabe, latín o castellano.

la bella bóveda de la biblioteca. guiarte.com

Entre éstos una obra de San Agustín, siglo V, Cantigas de Alfonso X el Sabio y manuscritos de Santa Teresa de Jesús.

Detalle de la bóveda. guiarte.com

Excelente mobiliario original.

Sorprende ver que los libros se presentan no por el canto, sino al revés, con el título escrito en el lado de las hojas... todo por motivos de una mejor conservación de la encuadernación.

    

Otros atractivos del entorno

Hay más que ver en el entorno. La Casita del Príncipe está un poco más debajo de la ladera del monte, en el Escorial, al este del Monasterio.

Es un pabellón realizado por Juan de Villanueva, en tiempos de Carlos III, como zona específica para el principe sucesor. Tiene obra de artistas destacados como Goya, Lucas Jordán, Maella, etc.

Tambien en El Escorial está una severa iglesia cuyo aspecto recuerda el estilo del monasterio, tanto por su piedra de granito como por las torres con sus cúpulas... Es lógico el parecido. Se trata de otra obra de Juan de Herrera.

Ubicación de otros atractivos en la zona de El Escorial. guiarte.com

Saliendo desde la fachada oeste del Escorial por la carretera que conduce hacia Ávila pronto se encontrará el viajero con el aviso que le lleva a la Casita del Infante. Es una edificación –menor que la casita del Príncipe- que se concibió como lugar de recreo, para gozar del entorno y escuchar conciertos de música.

Otro lugar típico es la llamada Silla de Felipe II. Para llegar allí hay que salir desde el monasterio por la carretera de Ávila, a unos 3 kilómetros, en un cruce, se toma la dirección Valdemorillo, se sigue por esta carretera un trecho hasta llegar a un desvío que se anuncia a la derecha: a la Silla de Felipe II. Se sigue esta senda estrecha y ya no hay pérdida.

La iglesia parroquial de El Escorial tiene un magnífico granito y una hechura que recuerda al gran palacio-monasterio. guiarte.com
La famosa Silla no es otra cosa que un roquedo que era el mirador que utilizaba Felipe II para vigilar cómo marchaban los trabajos del monasterio.

Está en medio de un robledal. Puede merecer la pena hacer el camino (unos 7 kilómetros) porque tanto las vistas como el entorno tienen encanto, especialmente si se encuentra un dia de otoño soleado..

Mención aparte merece el Valle de los Caídos, un enorme monumento funerario ideado por el general Franco para conmemorar las víctimas de su bando de la Guerra Civil española del 1936.

Para llegar allí, tomar desde San Lorenzo del Escorial la dirección hacia Guadarrama. Seguir adelante y pasados varios kilómetros está el lugar bien indicado.

El monumento, construido desde 1940 a 1959. Consta de una cruz de 150 metros de altura realizada sobre un gran risco de granito. Debajo hay una basílica subterránea de grandes proporciones, donde están enterrados Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera. Unido a la iglesia se encuentra un monasterio benedictino.

    

Ocio y datos de interés

Las cúpulas del monumento, desde una plazoleta de la villa que le rodea. guiarte.com

Ocio y gastronomía

La oferta de hostelería en el entorno del Monasterio es buena, no en vano ésta ha sido zona tradicionalmente de veraneo, en la sierra, y centro turístico monumental.

Hay hoteles desde una a cinco estrellas. Tanto en el entorno del Monasterio como en las proximidades abundan también los restaurantes. Los hay para todas las economías.

Lo recomendable en ellos es la cocina tradicional con sabor castellano. Sopas castellanas, de judías, estofados, asados, caza... A veces también ofrecen el tradicional cocido madrileño.

Entrada principal del gran centro monumental. guiarte.com

Datos de interés:

Ayuntamiento de San Lorenzo. P. de la Constitución. 918903644

Oficina de Turismo: C/ Grimaldi 2. 918905313

Policia local: P. De la Constitución. 918902611

Estación de ferrocarril: Car. Estación: 918900413