Qué ver en Burgos

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Burgos

Patrimonio artístico

La ciudad de Burgos tiene una riqueza artística inusual, que no cabe en las páginas de una guía. Pero es necesario resaltar varias obras de visita obligada.

Burgos. Foto guiarte-Moreno Gallo.

En primer lugar, la catedral, templo gótico fundado por Fernando III el Santo y en torno a la cual se presenta el entramado urbano del viejo Burgos. Está en un barrio con sabor a historia, por el que merece la pena deambular con tranquilidad.

En segundo término, es aconsejable la visita al monasterio de Las Huelgas, fundado en el siglo XII, y que tiene una riqueza inusual entre los conventos femeninos de la orden del Císter.

En tercer lugar está la cartuja de Miraflores, otro punto importante para estudiar el gótico final, no tanto por el edificio sino, sobre todo, por albergar en él algunas de las mejores obras de Gil de Siloé.

Catedral de Burgos

La catedral de Burgos se inició a instancias de Fernando III, a principios del siglo XIII, sobre el lugar donde se hallaba un templo románico.

Portada catedralicia. Foto guiarte-Moreno Gallo

En ella trabajó el maestro Enrique, que también dio forma a la de León. Fue abierta al culto en 1260, aunque continuaron las obras.

La fachada principal de la Catedral de Burgos, restaurada sin excesivo acierto en el siglo XVIII, está flanqueada por unas torres airosas del XV, de Juan de Colonia, rematadas con agudas agujas octogonales.

Más vigor estilístico posee la entrada ubicada a la derecha del crucero, la del Sarmental, del siglo XIII y precedida por una escalinata. En ella destaca la imagen de Cristo Doctor, rodeado por las alegorías de los cuatro evangelistas.

También merece una mención especial la capilla de los Condestables, con un valioso retablo de Diego de Siloé y Felipe Bigarny.

Esta catedral es un auténtico museo de arte español, con una riqueza y una variedad tal, que le hacen perder armonía. Poco tienen que ver algunas partes con otras. La capilla de los condestables, la puerta del Sarmental, el claustro o el cimborrio tienen identidad propia, notable e independiente. La grandeza de la catedral burgalesa está en su riqueza, más que en su armonía.

Una muestra de esto está patente en el cimborrio. Construido por Juan de Vallejo en el siglo XVI, se asienta sobre unos pilares gigantescos, impropios del gótico clásico, y muestra una riqueza decorativa obsesiva cubriendo todas las superficies interiores y exteriores. Es una mezcolanza gótica y renacentista, que consigue una individualidad acusada y monumental.

Para apreciar mejor la catedral de Burgos es recomendable una visita guiada, que incluye el claustro y el museo, donde se admira una hermosa Virgen, de Memling, entre otras obras importantes.  

Monasterio de Las Huelgas

Otro gran centro religioso de Burgos es el Real Monasterio de las Huelgas, fundado por Alfonso VIII y Leonor de Aquitania.

Este edificio fue destinado en principio para monjas cistercienses y constituido luego en panteón regio.

Santa María la Real de las Huelgas tiene notable interés artístico. El templo es de un gótico excelente, con tres naves y cabecera de cinco ábsides.

Su notable categoría monumental, impropia de los monasterios de monjas del Císter, fue debida a la característica de ser panteón real.

Los dos claustros, uno gótico y otro románico, la capilla de la Asunción, la magnífica iglesia, la sala capitular, revelan notable riqueza e influencias francesas.

El Monasterio de Las Huelgas, uno de los grandes centros religiosos de Burgos. Foto guiarte-Moreno Gallo

La cartuja de Miraflores

Tiene gran interés artístico la cartuja de Miraflores, palacio del rey Enrique III, donado en el 1.441 por Juan II a los monjes cartujos.

Juan de Colonia comenzó a construir el templo a mediados del siglo XV, y allí trabajó Gil de Siloé, por orden de Isabel la Católica.

Gil de Siloé dejó obras de primerísimo calibre, como el sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal, en forma de estrella de ocho puntas, realizada mediante la intersección de un rectángulo y un rombo. Otros monumentos espectaculares del mismo autor son el sepulcro del infante Alfonso y el retablo mayor de la cartuja.

Anunciación de Pedro Berruguete, en la Cartuja de Miraflores.

Gil de Siloé, un artista de incierta procedencia, fue el mayor escultor hispánico de final de la Edad Media. Burgos alberga la mayor parte de su obra, sobre todo en la catedral y la cartuja. Su hijo Diego de Siloé también dejó en Burgos notables obras

Cartuja de Miraflores. Foto guiarte-Moreno Gallo

Puerta de Santa María

Otro monumento popular en las postales que se pueden adquirir en la ciudad de Burgos es la Puerta de Santa María.

Obra hecha en el siglo XVI en honor de Carlos I, donde están los personajes mas destacados de la historia local, sobre un arco que da entrada a la plaza de San Fernando.

Iniciado por Juan de Colonia, fue terminado por Juan de Vallejo, con trabajos de Ochoa de Arteaga en la estatuaria, de no elevada calidad.

Puerta de Santa María. Foto guiarte-Moreno Gallo.

Otros monumentos y museos

Pero Burgos tiene además otra importante serie de obras de interés histórico y artístico.

La popular Casa del Cordón. Foto guiarte-Moreno Gallo.

Uno de los edificios civiles más populares es la Casa del Cordón, del siglo XV, palacio de los condestables de Castilla. Se le llama del Cordón por el gran cordón o cíngulo franciscano que destaca en la noble fachada.

Entre otras obras cabe citar al magnífico Hospital del Rey, centro emblemático de la hospitalidad jacobea burgalesa, cuya obra actual es en buena parte del siglo XVI.

Además, perviven en todo el casco urbano restos antiguos y de cierto valor histórico o artístico: murallas, arcos o iglesias como las de San Nicolás, San Esteban, San Gil, San Lorenzo, San Lesmes, el Monasterio de San Juan, etc.
Monasterio de San Pedro de Cardeña. Foto guiarte-Moreno Gallo


A unos diez kilómetros al sureste de la ciudad se halla el monasterio de San Pedro de Cardeña, de monjes trapenses, edificio muy ligado al Cid Campeador y a su familia. Tiene partes románicas, góticas y barrocas.

También hay otros museos de interés: El del Retablo, en la Iglesia de San Esteban y el Museo de Burgos, ubicado en dos palacios renacentistas, casas de Miranda y Angulo, y donde se pueden ver notables elementos arqueológicos.

Volver a la Guía de Burgos