Cuentaviajes: Arte en el Camino de Santiago

Realizar el Camino de Santiago permite al viajero conocer algunos de los más bellos monumentos del arte occidental, desde la Edad Media a la modernidad, que se hallan en la ruta santiagueña o sus inmediaciones.
He aquí una pequeña selección de obras maestras:

El Arte en el Camino de Santiago tiene el texto de Tomás Alvarez, escrito para EFE/Reportajes; con imágenes de Beatriz Alvarez, Javier Casares y Winocio Testera.

Cuentaviajes Cuentaviajes: Arte en el Camino de Santiago

El Camino de Santiago permite al viajero conocer algunos de los más bellos monumentos del arte occidental, desde la Edad Media a la modernidad.

Antes del año mil: San Miguel de Escalada

San Miguel de Escalada son los restos de un cenobio cuya iglesia se consagró al culto en el 914. Una maravilla mozárabe que nos recuerda a la propia mezquita de Córdoba.

Exterior del templo de San Miguel de Escalada, al norte de Mansilla de las Mulas. Antigua imagen tomada por el fotógrafo Winocio Testera.

San Miguel de Escalada (al norte de Mansilla de las Mulas, León), es una iglesia de tres naves, separadas por columnas, desde las que arrancan arcos de herradura, con tres ábsides, también de planta de herradura.

Las naves están separadas por airosas columnas, con buenos capiteles y arcos de herradura. El templo cuenta con un transepto, separado de la nave principal por tres arcadas de herradura, y un pórtico, compuesto por doce arcadas, donde hay materiales de estilo cordobés califal, y otros reaprovechados de monumentos romanos o visigóticos.

Románico: La Basílica de San Isidoro

La Basílica de San Isidoro, en León, es una obra cumbre del arte Románico. La actual iglesia es de la época del emperador Alfonso VII (1149) aunque hay elementos preexistentes.

Imagen del Panteón de los Reyes, en San Isidoro de León. EFE/J.Casares

Templo de tres naves con otros tantos ábsides en la cabecera. La Capilla Mayor actual fue realizada en los inicios del siglo XVI por Juan de Badajoz, el Viejo.

La puerta principal es la del Cordero, porque en el tímpano aparece el Cordero Místico sostenido por ángeles. Interesantísimo el zodiaco de la puerta, con elementos mitraicos. La denominada del Perdón es una entrada directa al transepto y está consagrada a los peregrinos santiagueños.

A los pies del templo está el primitivo pórtico occidental de la iglesia, Panteón Real. Allí yacen treinta y tres miembros de la familia real leonesa, en un espacio cuadrangular, de tres naves. Pinturas excepcionales y un valioso Tesoro, con piezas extraordinarias de marfil, esmalte y códices.

Gótico (1): La Catedral de León

La más pura de las catedrales de gótico francés en España. La planta sigue el modelo de la de Reims (Francia) aunque de menores proporciones.

Vidrieras de la catedral de León. Foto: Beatriz Álvarez Sánchez

Si se avanza desde la entrada oeste nos encontramos con un plano de tres naves, durante cinco tramos, que se amplía a cinco naves para hacer un gran crucero, al que sigue una cabecera con una girola a la que abren las capillas hexagonales.

Como característica hispana, las torres están fuera de planta, lo que no ocurre en las catedrales francesas, ni en la de Burgos. En ella existe un excepcional conjunto de vidrieras e importantísima variedad de escultura gótica.

Gótico (2): La Catedral y la Cartuja de Burgos

La catedral de Burgos fue iniciada en 1221, siguiendo también modelos franceses, mientras que la cartuja se trata de un palacio de caza de finales del periodo gótico.

Portada de la Catedral de Burgos, con las torres de Juan de Colonia. Foto: Beatriz Álvarez Sánchez

Catedral de Burgos
Un templo con una gran riqueza, no sólo gótica, sino renacentista y aún posterior. Dominada por las airosas torres de Juan de Colonia, rematadas con agujas octogonales. Su mejor entrada, a la derecha del crucero, la del Sarmental, del siglo XIII, precedida por una escalinata.

El edificio es de tres naves, y en él destacan diversas individualidades, entre ellas la capilla de los Condestables, con un retablo de Diego de Siloé y Felipe Bigarny, y el espectacular cimborrio, construido por Juan de Vallejo en el siglo XVI, y con una especial riqueza decorativa.

Cartuja de Miraflores
Es un cántico final del gótico. Se trata de un edificio donado por el Rey Juan II a la orden cartuja; un palacio de caza, que fue remodelado por Juan de Colonia y su hijo Simón de Colonia, autores de la capilla. En el interior alberga trabajos excepcionales de Gil de Siloé.

El sepulcro de Juan II y su esposa es una pieza maestra del arte sepulcral, con forma estrellada y un trabajo preciosista fuera de lo común. El retablo del templo es una especie de tapiz de madera, en el que el autor dejó una muestra de su originalidad y maestría.

Renacimiento: Gaspar Becerra en Astorga

El retablo de la catedral de Astorga (León) es la mejor obra del artista Gaspar Becerra, seguidor de Miguel Angel.

Uno de los relieves de la predela del retablo de Becerra, con varios detalles miguelangelescos. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez.

El retablo se adapta a los cinco tramos del ábside. Magnífica predela o banco inferior, en cuyo centro está el arranque del sagrario.

Tiene cuatro partes con otras tantas virtudes, tallas de figuras femeninas recostadas, de constitución fuerte y amplios ropajes. Sobre la predela, tres calles horizontales, divididas en cinco verticales, de modo que la central, que corona el calvario, adquiere el tomo más monumental.

Sobre el sagrario, una monumental Asunción de la Virgen, que anticipa las mejores características del Barroco.

Barroco: El Obradoiro

La fachada del Obradoiro, inicios del siglo XVIII, pertenece al denominado barroco gallego. Es uno de los detalles más interesantes y grandiosos de la Catedral de Santiago de Compostela.

Catedral de Santiago. Portada del Obradoiro. Foto: Beatriz Álvarez Sánchez

La catedral de Santiago es maravillosa, especialmente por dos épocas. La primera de ellas, la románica, que dejó allí nada menos que el Pórtico de la Gloria, donde la estatuaria alcanza una cima inusitada de la mano del Maestro Mateo.

Pero la imagen más conocida de este grandioso templo es la monumental fachada del Obradoiro, que recubre el severo edificio románico con las aparatosas líneas de un excepcional barroco gallego que nos acerca tanto a la genialidad como al caos. Es una obra de inicios del XVIII, en la que se ven las características plenas del barroco, tanto en sus líneas como en esa aparatosidad que exhibe la grandiosidad de lo religioso.

Al igual que los monarcas hacen en la época barroca grandes palacios para mostrar el poder de la monarquía, los magnates eclesiásticos realizan monumentales fachadas que exhiben la riqueza y el poder. Hay dos ejemplos magníficos en el Camino Francés. Uno, poco conocido, es la fachada de la catedral de Astorga; el otro, el del Obradoiro.

La obra compostelana se debe a Fernando Casas y Novoa, quien creyó diseñar un monumental arco de triunfo para recibir a los peregrinos, y ocultó la clásica basílica de peregrinación.

Modernismo: Palacio Episcopal de Astorga

Este magnífico palacio, ubicado en Astorga (León), constituye sin lugar a dudas la mejor obra del arquitecto Antonio Gaudí fuera de Cataluña.

Palacio Episcopal de Astorga, obra de Antonio Gaudí. Foto:Beatriz Álvarez Sánchez

Palacio de aspecto medieval, iniciado en 1889, de líneas neogóticas y con innovaciones brillantes, como las espectaculares arcadas abocinadas del acceso.

Las cuatro torres cilíndricas coronadas por chapiteles, el foso... todo da un aire romántico a este edificio, aportando un eco musical del medioevo que eclosiona ante los lienzos más severos de las murallas romanas y la estructura tardogótica de la catedral. Magistral resolución de los aportes de luz, especialmente visible en la capilla y el comedor.

En la actualidad alberga el Museo de los Caminos.

... Y mucho más arte

Obviamente, estos son algunos elementos magistrales… pero el Camino de Santiago es mucho más.

Iglesia de San Martín, en Frómista (Palencia) Foto: Beatriz Álvarez Sánchez

El Camino de Santiago está sembrado de arte en las grandes y las pequeñas poblaciones. El viajero disfrutará de encuentros sorprendentes en puntos como Pamplona, Nájera, Frómista, Castrojeriz, Carrión, Sahagún o Villafranca del Bierzo.

Para recorrer el Camino de Santiago no basta hacer cien kilómetros, como una Maratón, hay que ver lo mejor del mismo, que está en el corazón del Camino Francés, especialmente en lo que fue también corazón del Reino de León.

A veces se trata de palacios o templos en excelente estado de conservación; en otras ocasiones la sorpresa surgirá ante alguna ruina que se eleva al cielo dando fe de un pasado más grandioso que el presente. De una forma u otra, la emoción espiritual y artística está asegurada.