La Cepeda en el Camino de Santiago

Los caminos de Santiago pasan también por La Cepeda.
Los Caminos de Santiago

Acostumbrados a la narración clásica del Código Calixtino, que presenta el itinerario jacobeo por la vía de Rabanal , se olvida muy frecuentemente que los caminos de acceso desde la cuenca del Duero hacia el Bierzo eran varios. Es impropio hablar del Camino de Santiago; mejor habríamos de hablar de los Caminos de Santiago. Pues bien, entre esos caminos algunos pasaban por la comarca de La Cepeda.

LOS CAMINOS ASTURES

La notable población prerromana de nuestro territorio es ostensible. Basta con examinar la profusión de enclaves castreños para darnos cuenta que estamos ante una zona de amplia densidad poblacional. Estamos en una región con actividad económica y enorme interés minero, que despertó por ello las ambiciones de potencias colonizadoras .

Las comunicaciones de la cuenca del Duero con el Bierzo debieron llevarse principalmente a través de Foncebadón y Cerezal. La primera, sería la unión más directa con el corazón berciano, la segunda –por la entrada del norte de los valles del Tuerto, hacia el valle de Tremor- la más fácil, puesto que llega sin apenas subida, por el punto más bajo y estrecho de los montes de León, justamente por donde en el siglo XIX se llevó el trazado férreo.

En tiempos romanos cobró mayor importancia ya la entrada por Manzanal. Según escribió José María Luengo, "tres eran las vías romanas que desde Astorga penetraban en el Bierzo, siendo únicamente una la mencionada por los escritores romanos. Pero esta vía lleva en si misma la confirmación de que no era la única al llamarse vía nova, lo que significaba que había otras más antiguas que ella, una, tal vez, la de Foncebadón y otra, la de Cerezal, cruzando la nueva entre las dos, por el puerto de Manzanal".

Diversos autores señalan la importancia de esta vía de Cerezal en tiempos romanos, y esa vía continuó siendo un punto crucial de comunicación a través de los Montes de León en la Edad Media, porque cuando el conde Gatón, hermano del rey Ordoño I, inició su gran labor repobladora, avanzó por la Cepeda, desde el Bierzo, a través de la vía de Cerezal

LAS VIAS DE LA PEREGRINACIÓN

Ya en período de peregrinaciones, parece que existían dos vías principales de penetración a Galicia a través de la Cepeda. Una alcanzaría los valles del Tuerto, para avanzar hacia Villagatón y descender al valle de Tremor por Cerezal. La otra vía vendría desde León, por Carrizo de la Ribera y cruzaría la Cepeda de este a oeste, para alcanzar Villameca y Villagatón, bajando por la misma puerta berciana de Cerezal.

Uno de los libros medievales más populares relativo al periplo santiagueño, el del monje Hermann KЧnig Von Vach , quien peregrinó desde Centroeuropa en 1.495, tiene datos que tradicionalmente han sido mal interpretados, y que para el conocedor del territorio cepedano y de sus caminos tienen una claridad meridiana.

KЧnig aconseja que antes de llegar a Astorga se emprenda un camino a mano derecha para llegar al Bierzo sin pasar montaña alguna. La descripción es bastante precisa. Advierte el monje que desde León se pueden tomar varias opciones: una subir hacia San Salvador(Oviedo), y la otra alternativa es caminar hacia Astorga.

Al llegar a un otero o colina con un crucero de piedra (muy probablemente San Justo), el camino se bifurca. Si vas a la Izquierda llegas a Astorga, "pero si sigues mi consejo, gira hacia la derecha aquí y no tendrás que subir las montañas. éstas todas quedan a la izquierda. Mi consejo es evita Rabanal".

Agrega el monje centroeuropeo "esta ruta te llevará pronto a Ponferrada. Pregunta por el camino de sancte Maurin y deja Astorga a tres millas a tu izquierda(probablemente se refiere a San Román). Tu irás a través de un poblado tras otro , hay buena gente aquí, el viaje es seguro y te darán gozosos comida y bebida".

Quienes han estudiado el libro de KЧnig coinciden en que suele dar detalles reales del recorrido (no acierta tanto en el nombre de numerosas poblaciones, donde, por ejemplo, llama Dolorosa a Belorado o Bonforat a Ponferrada). Hay quien se obstina en creer que KЧnig fue por el puerto de Manzanal, pero la descripción geográfica, absolutamente precisa, no deja lugar a dudas: antes de llegar a Astorga tomó una vía hacia la derecha, subiría a lo largo del valle del Tuerto para entrar por Cerezal de Tremor, Es el único trayecto sin montaña, con los picos y puertos siempre a la Izquierda. La única duda es si entró por el valle de Villamejil, el de Magaz o el camino alto entre ambos, aunque todos le llevarían a Villagatón y Brañuelas. Frente al trayecto cepedano (prácticamente llano y con las montañas a la izquierda), Manzanal es montuoso y desolado. No se parece en nada a la descripción del viajero.

Ha habido quien sostiene la tesis de que vino por Santa Marina del Rey, con lo que pudo enlazar con la vía del Tuerto por Benavides y Antoñán del Valle. Desde luego, no pasó por Manzanal, ni siquiera lo hizo por Astorga, como se ve en la narración .

La existencia de una calzada medieval por la vega del Tuerto se aprecia en las denominaciones de los pagos agrarios y de los caminos. En Villamejil, aún se denomina La Calzada al camino que cruza el pueblo por delante de la vieja herrería, en dirección a Astorga. También en Sueros, Villagatón y otros lugares se utiliza la denominación de La Calzada.

Pero hay otros puntos que muestran el interés peregrino del territorio y que es preciso recordar. Uno de ellos es la existencia de un Monasterio de la Orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén en el cuesto o cueto de San Bartolo, ubicado en las cercanías de Villameca, en la cabecera del Tuerto. Aunque los libros que he consultado insisten en esta titularidad de la orden, hospitalaria, el enclave debió tener en algún momento una vinculación templaria.

La ubicación de un convento de esta orden en los alrededores de Villameca no deja lugar a dudas del ambiente peregrino de la Cepeda. Pero, además, en Villagatón también hubo monasterio, lo mismo que en Cerezal de Tremor, y en todo el territorio se ha conservado una ancestral devoción a Santiago.

Junto a la ruta del Tuerto, aconsejada por KЧnig, la otra vía santiagueña de interés era la que venía desde Carrizo de la Ribera, penetrando transversalmente hacia Villameca, para unirse a la ruta de anterior hacia el valle de Tremor.

No cabe duda de que Carrizo era un importante punto, donde había hospital de peregrinos y un magnífico monasterio de monjas cistercienses, fundado en el año 1.176 por la condesa Estefanía Ramírez y Don Pedro Ponce, quienes cedieron su palacio para la institución religiosa.

Gregoria Cavero Domínguez, en Peregrinos e Indigentes en el Bierzo Medieval, insiste en que por la senda de la vieja vía romana de Cerezal llegaban numerosos peregrinos procedentes del este: de León, Burgos, Palencia e incluso Asturias(a través de la Omaña).

Antonio Natal Alvarez, en su libro La Cepeda vivida, escrito con amoroso sentimiento cepedano sitúa entre los viajeros a San Francisco de Asís, y le hace pasar por el monasterio de Cerezal de Tremor, vinculado a la Orden Franciscana.

Por todo ello, en este año Jacobeo, los habitantes de la Cepeda también pueden sentirse ligados a esa inmensa y secular peregrinación, que sirvió en buena medida para articular la Europa medieval.

Asociación Cultural Rey Ordoño I
Villamejil, febrero de 1.999

> > Volver a la guía de La Cepeda



Comentarios al artículo
Se muestran 2 comentarios

Ecobierzo
02/9/12
La Cepeda en el Camino de Santiago
Ha sido un auténtico placer leer este artículo,por otra parte interesantísimo.

Carlos
22/11/07
La cepeda y von Vach
Magnífico artículo y muy interesante