Naturaleza y playas de la isla de Santa Catarina

Merece la pena visitar Santa Catarina con tiempo, para poder gozar de sus paisajes y de sus bellas playas.

Paisaje de la isla de Santa Catarina

La isla tiene extraordinaria belleza, y pese a sus malas infraestructuras en un paraíso que esconde lugares magníficos.

Canal de Barra da Lagoa, uniendo la Lagoa y el Océano. Imagen guiarte.com

La Mata Atlבntica cubre gran parte de la superficie, pese a la falta de control regional, algo que causa una permanente pיrdida de biodiversidad y augura indudables daסos para el futuro. Si se pierde esa cobertura vegetal, se perderב buena parte del interיs turםstico, ademבs de otros recursos.

Hay una inmensa presiףn constructora que daסa zonas de mangles y de selva. En estos momentos es triste ver cףmo estב creciendo Campeche de una forma desproporcionada y con un urbanismo de caos… Pero eso se puede detectar en otros puntos, del norte o del centro de la isla.

La parte sur estב mבs virgen… pero poco a poco se extiende la presiףn humana, talando zonas de interיs ecolףgico. En algunos momentos es triste escuchar el sonido de la sierra mecבnica en lugares donde se va abriendo el paisaje para ir mutilando la Mata Atlבntica.

Vegetación a la orilla de las dunas, en Sao Joao do Rio Vermelho. Imagen guiarte.com

Tambiיn es triste avanzar por caminos de tierra por los que entran a toda velocidad vehםculos todoterreno, que acaban con la fauna local, no acostumbrada a estos trajines.

El viajero debe visitar algunos paisajes. Desde Lagoa merece la pena tomar una embarcaciףn y recorrer la zona norte, acercבndose hasta Costa da Lagoa. Es un trayecto de indudable belleza paisajםstica. A Costa da Lagoa sףlo se puede acceder por el agua… aתn no hay carretera y esto es una riqueza para el lugar. Los viajeros buscan ese paisaje virgen, y la naturaleza prospera en יl. Hay una fauna rica, en la que se incluyen colonias de macacos (monos capuchino)…

Por cierto, hablando de la Lagoa da Conceiחדo, poco a poco se ha ido aterrando una zona –frente a la poblaciףn de Lagoa- para facilitar el trבfico rodado entre una orilla de la laguna y la otra. Este aterramiento va camino de dividir la laguna en dos. La parte mבs sureסa es ya un pantano con aguas contaminadas. Urge reabrir espacios para favorecer el movimiento de las aguas…

Paisaje en el entorno de Naufragados. Imagen guiarte.com

Otro paisaje bellםsimo es el del sur. Merece la pena conocer el entorno de la Lagoa do Peri, en Armaחao. Mבs al sur, pasado Pantano do Sul, hay otros espacios maravillosos, con un paisaje verdeante y las islas Irmדs en el lado atlבntico.

... Y al fondo, la solitaria playa de Naufragados.

En el lado occidental-sur de la isla, estב el distrito de Ribeirao. Toda la costa tiene lugares llenos de belleza. Una carretera zizagueante nos lleva hasta Caeira da Barra do Sul. Al este de la carretera, la montaסa; al oeste, los magnםficos paisajes marםtimos en los que aparecen recoletas playas, roquedos cubiertos de verdor, isletas… y al fondo el continente.

Merece la pena hacer alguna ruta interior, como la bajada desde Ratones a Costa de Lagoa a travיs de una senda, las que nos conducen por el entorno de la Lagoa do Peri, y las que nos llevan a puntos como Naufragados o Lagoinha de Leste (en Pantano do Sul)… Merece la pena.

Y como telףn de fondo, el Atlבntico.

Los vehículos todoterreno destrozan la fauna local en los nuevos caminos abiertos en la Mata Atlántica. Guiarte.com

La costa es una sucesiףn de playas (se cuentan mבs de un centenar) y morros cubiertos de vegetaciףn, frente a un mar que es calmado en el oeste de la isla y agitado en el este.

Cada escaso trecho aparece alguna de las numerosas islas que rodean a Santa Catarina. A veces tienen mבs de un kilףmetro de longitud, otras son apenas un montףn de rocas cubiertas de verdor.

Hay numerosos miradores que nos invitan a contemplar estos paisajes. En el mismo Florianףpolis estב el mirador del Morro da Cruz, que nos permite dirigir nuestra mirada a buena parte de la isla y al cercano continente. Pero hay otros miradores magnםficos en entornos como en la Lagoa da Conceiחדo o la do Peri. Sin embargo, no hace falta miradores. �nicamente es preciso de vez en cuando detener el automףvil y animarse a caminar unos pasos para encontrase ante paisajes magnםficos o enclaves solitarios llenos de hermosura.

Playas de la isla de Santa Catarina

El éxito del turismo en la Isla de Santa Catalina se basa en gran medida en sus magníficas playas, y me referiré a ellas a continuación.

Bañistas y barcos de pesca en Armaçao. Guiarte.com

En general, las playas del Atlántico son más movidas que las de la Bahía (oeste de la isla) y además mucho más bellas.

El paisaje de la costa atlántica es atractivo; la arena limpia, y el agua más movida, aunque hay recodos con aguas apacibles en los que se pueden bañar bien los niños. Las playas que están más abiertas al Océano son muy estimadas por los surfistas.

Las de la zona norte gozan a la par de una gran limpieza, un clima algo más cálido y un oleaje contenido.

¿Playas de Florianópolis?
Es una expresión ambigua hablar de las playas de Florianópolis, porque la ciudad está de espaldas al Atlántico, en la doble Bahía que aparece entre la isla de Santa Catarina y el continente.

Como ya he señalado, mucha gente confunde Florianópolis con la isla de Santa Catalina. Son dos cosas distintas (aunque haya una vinculación político-administrativa).

Los avances de las urbanizaciones hacia el norte y al sur, han dejado a la ciudad de Florianópolis sin espacios de playa. Guiarte.com

Quien reside en Florianópolis y quiere una buena jornada de playa deberá avanzar hacia el norte para encontrarse a unos 30 kilómetros con centros como Canavieiras o Ingleses do Rio Vermelho. Para ello se dispone de buena carretera (autovía) pero muy congestionada en verano.

Otra alternativa es la de avanzar hacia el este, en dirección a las playas de Barra da Lagoa, Lagoa o Campeche. Son unos 20 kilómetros por carreteras malas, pero conducen a espacios de gran atractivo.

Las más importantes playas de la Isla de Santa Catarina se citan a continuación, organizadas geográficamente:

Desde Florianopolis a Punta Grossa
Desde Punta Grossa al Morro de los Ingleses
Desde el Morro de los Ingleses a Campeche
Desde Morro das Pedras a Naufragados
Desde Naufragados a Florianópolis

Las playas más famosas de la isla están al norte. Playa de Jureré. Guiarte.com

Playas de Florianópolis a Punta Grossa

De Florianópolis al norte, aparecen una serie de playas que no alcanzan gran extensión ni destacan por su actividad turística.

Desde la playa de Cacupé se divisan los puentes que unen la isla de Santa Catarina y el continente. Guiarte.com

Cacupé
Ya al lado de la ciudad aparece una amplia bahía en la que se ven espacios de manglar, hasta Cacupé, un punto desde el que se tienen excelentes vistas sobre la zona norte de la ciudad de Florianópolis. Y donde hay algunos restaurantes agradables. Hay un par de playitas de menguada extensión, con aguas calmadas.

Santo Antonio de Lisboa
Es otra playa de la bahía norte, desde la que se contemplan también los puentes que unen el continente y la zona histórica de Florianópolis.

La anchura de la playa es pequeña, y el mar calmado. Es también buena zona de restaurantes, puesto que Santo Antonio es uno de los más antiguos establecimientos de la época colonial, donde los pobladores azorianos se dedicaron a la pesca. Tiene un agradable paseo a la orilla del mar, al que se asoman los restaurantes que ofrecen ricos pescados.

Los restaurantes ocupan el paseo marítimo, al lado de la playa de Santo Antonio de Lisboa. Guiarte.com

Sambaqui
El significado de Sambaqui es el de conchero y responde al hallazgo de concheros que testifican que esta parte de la isla ha sido muy habitada por el hombre.

Situada al norte de Santo Antonio, la playa reúne las mismas cualidades que las cercanas. Estrecha franja de arena (a veces zonas de lodos), con grandes pedruscos redondeados, mar calmado y bella vista hacia el interior de la Bahía Norte.

Playita en Ponta Grossa. Guiarte.com

Daniela
Más al norte de este espacio, aparece la larga playa de Daniela, de una anchura variable y aguas calmas.

Daniela ha crecido en una franja creada por las corrientes del norte que avanzan desde Ponta das Canas hacia el este, y las aguas de la desembocadura del rio Ratones. Esa corriente genera una lengua de tierra, con una playa norteña arenosa, frente a la zona sur, de mangles. Ha sido una zona poco poblada hasta las últimas décadas, en las que el impulso urbanizador ha destrozado zonas de interés ecológico.

Praia do Forte o Ponta Grossa
Es la última playa de este tramo occidental de la isla y está al norte de Daniela, junto al histórico fuerte de San José, originario del siglo XVIII.

Se trata de un espacio de difícil acceso. Se llega a través de una ruta muy estrecha, desde la zona de Jureré Internacional. Apenas hay aparcamientos. La playa es corta y de anchura variable. Arena muy fina y aguas calmadas. Se ubica en un espacio muy atractivo, con excelente vegetación y bellas vistas hacia la costa del continente.

Batería de cañones en el fuerte de Ponte Grossa. Guiarte.com

Playas desde Punta Grossa al Morro de los Ingleses

Este conjunto de playas integran el núcleo turístico principal de la Isla de Santa Catarina y de Florianópolis, que atrae a viajeros de toda América.

Jureré Internacional es una playa de gran ambiente juvenil. Guiarte.com

Jureré
El primer centro turístico es Jureré, con sus dos ámbitos: Jureré Internacional y Jureré Tradicional.

En realidad se trata de una misma playa en la que las construcciones han depredado manglares y se han abalanzado hasta la orilla de la arena, con lo que a veces la franja de playa es mínima y faltan los espacios de usos públicos.

No obstante, las inversiones y las campañas de imagen han hecho que esta playa alcance prestigio internacional, y se la compare a las de Ibiza o Miami.

Jureré internacional empieza al este de Punta Grossa y destaca especialmente por sus excelentes centros de fiesta, magníficas edificaciones, y aire de lujo que se comprueba en vestimentas y vehículos…

Hay hoteles lujosos y centros comerciales, así como mucha juventud y culto a la fiesta y al cuerpo humano,

Canasvieiras es otro de los destinos preferidos del turismo que llega a la isla de Santa Catarina. Guiarte.com

La parte más oriental de esta extensa playa se denomina Jureré Tradicional. Es más tranquila y antigua. Zona más familiar, de aguas calmadas, aunque a veces es muy estrecha la franja de arena.

Es esta una playa en la que abundan más los paseantes y niños, y que se extiende al este, hasta la Punta dos Morretes, donde empieza la playa de Canasvieiras.

Canasvieiras
Al oeste de Jureré está Canasavieiras, la población mejor estructurada del norte de la isla, ante la cual se abre una playa limpia y calma, muy apreciada por turistas de distintos puntos de América, especialmente argentinos.

El ambiente es también más familiar que el de Jureré, y las infraestructuras generales mejores. La playa tiene unos 3 kilómetros de longitud desde la Ponta dos Morretes hasta la playa de Cachoeira. El paisaje es agradable, con la Isla de San Francisco o del Francés, cubierta de vegetación, donde hay otra pequeña playa.

Playas de Cachoeira
La playa de Cachoeira, al oeste de Canasvieiras, es excelente. Arenas finas, un mar calmado, una luminosidad extraordinaria y un marco bellísimo; con la isla de San Francisco o del Francés al oeste, y el continente al fondo.

La playa discurre haciendo una arcada que se cierra con la Ponta das Canas. Frente a Ponta das Canas adquiere un aire distinto, con una gran franja de arena, una pequeña albufera y un mar tranquilo.

Aún más solitaria es la cercana playa de Lagoinha de Ponta das Canas, que también ofrece al viajero un magnífico marco natural y unas aguas transparentes y calmas, así como fina arena. Esta es la playa más norteña de la isla de Santa Catarina.

La Isla de San Francisco o del Francés, vista desde la playa de Cachoeira. Guiarte.com

Playa Brava
Hacia el oeste, ya frente al Atlántico, aparece la bellísima playa Brava, nombre que deriva precisamente de la bravura de sus aguas, propicias para el surf.

El marco de Playa Brava es excelente. Con unos dos kilómetros de longitud, buenas arenas y aguas limpias, se extiende entre dos morros, el de la Ponta da Feiticeira y el la Ponta da Bota en el norte. Lamentablemente, la especulación urbanística ha manguado tal belleza, porque en medio de la pequeña bahía se ha instalado una urbanización de con excesiva densidad habitacional y altura.

Playa de Ingleses do Rio Vermelho
La siguiente gran playa atlántica es la de Ingleses do Rio Vermelho. Es excelente y tiene magnífica arena y un notable paisaje.

Son cuatro kilómetros de longitud, enmarcados por dos morros y con la isla de Mata Fome en medio, en unas aguas de azul brillante.

El nombre de la playa deriva del naufragio de un navío inglés en el final del siglo XVIII. En torno a la playa se expande un pueblo grande y de cierta anarquía urbanística.

Ingleses do Rio Vermelho tiene una playa magnífica. Guiarte.com

Playas desde el Morro de los Ingleses a Campeche

El frente atlántico de la isla de Santa Catarina tiene unas playas de acusada belleza y con características propias, muy adecuadas todas para el surf.

La interminable playa de Moçambique, la más grande de la isla de Santa Catarina. Guiarte.com

Entre las mismas, destacaría la de Mozambique; la de mayor extensión; la de Joaquina, con sus inmensas dunas de arena, y la playa Mole, de animado ambiente juvenil.

Playa de Santinho
Al sur del Morro dos Ingleses está la playa do Santinho, de algo más de dos kilómetros de longitud y buena arena.

Al sur de la playa do Santinho está el morro das Aranhas, que se extiende tras una zona dunar. Al estar frente a mar abierto, es un lugar apreciado por los surfistas.

También hay en el entorno de Ingleses y Santinho mucha afición al submarinismo, especialmente por la existencia de pequeñas islas. Al norte la de Mata Fome y al sur las Islas das Aranhas.

Playa de Moóambique
La solitaria y famosa playa de Moóambique es conocida también como Playa Grande, y es la más extensa de la isla de Santa Catarina, con más de una decena de kilómetros.

Se extiende a lo largo de un parque natural, con difícil acceso y paralela a una gran línea de dunas, desde la localidad de Barra da Lagoa a la Ponta das Aranhas. De aguas claras, es solitaria, al estar tan aislada, con aguas frías y un fondo que rápidamente alcanza gran profundidad.

Playa en Barra da Lagoa, isla de Santa Catarina. Guiarte.com

Playa de Barra da Lagoa
Al extremo sur de la playa de Moóambique se le llama playa de Barra de Lagoa, al estar enfrente de la población de este nombre.

Este trozo de playa, protegido por una punta al sur, es de aguas más calmadas y plácidas, propicio para el baño familiar. Termina la playa junto al canal que une las aguas del océano con la Lagoa da Conceióão. Es una zona bella, en la que también se bañan los muchachos de la zona, que aprovechan las grandes piedras de la orilla del canal para lanzarse al agua de tonos azulverdosos.

Playa Calheta o Galheta
Conocida como Calheta o Galheta, esta es una playa aislada al sur de Barra da Lagoa, relativamente desierta y en la que se practica el naturismo.

Se puede acceder desde Barra da Lagoa o desde Playa Mole (Al sur) por senderos. El segundo es el más accesible. Está protegida por sendos morros y tiene buena arena, aguas movidas y una longitud de más de medio kilómetro.

Playa Mole
Al sur de barra de Lagoa, cerca de la carretera SC-406, está Playa Mole. Es muy animada, con ambiente juvenil.

Para llegar allí hay que dejar el coche en alguno de los aparcamiento próximos a la carretera (pagando) y tomar un sendero en dirección al Océano.

La playa es animada, de fina arena y olas fuertes y frías. No es recomendable para estar con niños, porque suelen ser aguas traicioneras que se cobran vidas todos los años. Fue una playa casi desierta hasta las últimas décadas, en las que se ha posicionado como punto de animación juvenil.

Playa de la isla de Campeche. Al fondo aparece la Isla de Santa Catarina. Guiarte.com

Playa Joaquina
La playa Joaquina es en realidad la parte norte de un mismo arenal: la playa de Campeche.

Sin embargo, esta parte del arenal tiene belleza y características propias, entre ellas una zona de grandes piedras, propicia para ver la amanecida.

La playa tiene buena arena y agua fría y movida. Es por esta razón por lo que cuenta con muchos adeptos al surf, y ha sido sede de grandes campeonatos. Pero lo más famoso de Joaquina son sus grandes dunas en las que se practica el “sandboard” un surf sobre arenas.

Playa de Campeche
Desde Joaquina a Morro das Pedras se extiende un mismo arenal, en una sucesión de playa de prácticamente una decena de kilómetros.

El tercio norte de este arenal es Joaquina, luego se le denomina Campeche y finalmente Morro das Pedras.

Flores en la Laguna de Campeche, Isla de Santa Catarina. Guiarte.com

La zona de Campeche se denomina así por la isla que tiene enfrente, a un kilómetro de la costa. Esta isla tiene forma alargada y cuenta con una playa excelente al abrigo del Atlántico, en su orilla occidental. La isla tiene algunos senderos por su interior, en los que se pueden ver grandes rocas con petroglifos prehistóricos.

La playa de Campeche tiene buena arena y está en cierta medida protegida por la isla, pero fuera de su protección las olas son fuertes y propicias para el surf. Hacia el norte hay una zona dunar y una lagoinha en la que también se practica el baño.

Morro das Pedras
La zona sur de este arenal se le identifica con el nombre de playa de Morro das Pedras.

El Morro das Pedras es un saliente rocoso que divide los arenales de Campeche y Armaóao. La playa se abre al norte de esta punta, caracterizada por sus grandes piedras redondeadas. Es una zona de agua agitada, excelente para la práctica del surf.

Playas desde Morro das Pedras a Naufragados

Esta es una zona relativamente solitaria, de una belleza extraordinaria, y una gran calidad medioambiental, que ocupa todo el ámbito costero del distrito de Pantano do Sul.

El arenal de Pantano do Sul, en la zona conocida como playa Açores. Guiarte.com

Playa de Armaóao
La primera gran playa es la de Armaóao, que está entre Morro das Pedras y la población de Armaóao. Es una zona solitaria, de aguas violentas, propicias para el surf.

Pasado el Morro das Pedras, hay al oeste de la carretera una casa de retiro (Vila Fátima), ante la cual se abre una placeta que es un excelente mirador, desde el que se contempla la playa y la naturaleza exuberante de la isla.

La playa de casi cuatro kilómetros se amansa en el entorno de Armaóáo. Es un lugar magnífico tanto por sus aguas como por la gastronomía y el paisaje.

Playa de Matadeiro
Pasada la punta das Companhas, y el río, al sur de Armaóao se abre la magnífica playa de Matadeiro.

Se trata de una playa solitaria a la que no se puede acceder en vehículo motorizado por vía terrestre. Debe tomarse una senda desde Armaóao y pasar el río, para seguir hacia el sur, donde se halla un espacio magnífico, con aguas clara, arena fina y olas fuertes que propician el surf. Tiene casi un kilómetro de longitud.

Playa de Armaçao, con el archipiélago de las Irmãs, a la salida de la ensenada.

Playa de Lagoinha do Leste
Otro de los lugares espectaculares de la isla es la playa de Lagoinha do Leste. Tiene un kilómetro de longitud y está encerrada en un circo de montes cubiertos de Mata Atlántica.

Para llegar es preciso buscar senderos desde la playa de Matadeiro o de la de Pantano do Sul. En el ámbito solitario también hay una pequeña laguna que recoge las escorrentías de la zona.

Playas de Pantano do Sul y Aóores
Otro lugar magnífico, enmarcado por el archipiélago de las Irmã.

La playa tiene unos 3 kilómetros de longitud. En la parte más norteña se halla el antiguo poblado de pescadores, sobre el Morro del Cementerio. Es una zona con playa suave, donde se ubican los restaurantes y las viviendas de los pobladores.

La fortaleza de las aguas crece a medida que se avanza hacia el sur, en un paisaje más solitario. Al final está la zona llamada Aóores, en la que vuelven a aparecer las edificaciones. En toda esta parte el agua es más peligrosa.

La solitaria playa de Armaçao se pierde entre la bruma y una densa vegetación. Guiarte.com

Playa da Solidão
Otra de las la playas más bellas de la zona es la de Solidão, con una bellísima arena y un entorno verdeante.

Un rio, que tiene una pequeña cascada en las proximidades, desemboca en esta zona de arenas blancas, de poco más de medio kilómetro de largo, entre la punta das Pacas y la de Régua, que la separa de la playa de Aóores.

Se llega con dificultad en automóvil y para seguir al sur ya sólo cabe el recurso de los senderos o de las embarcaciones.

Playa de Naufragados
En el extremo sur de Santa Catarina está la playa de Naufragados. Se trata de una zona aislada, con un kilómetro de longitud, aguas claras y fina arena. A este lugar sólo se puede llegar por senderos o barco.

La extraordinaria arena de la playa de Solidão, al sur de Pantano do Sul. Guiarte.com

Playas del sur, desde Naufragados a Florianópolis

La zona sudoccidental de la isla no tiene grandes playas para el turismo; es más bien un territorio de belleza extraordinaria y ambiente pesquero.

La playa de Naufragados, la más sureña de la isla de Santa Catarina, entre una magnífica vegetación. Guiarte.com

La costa va en un permanente zigzag, al lado de altivos montes, en unos espacios atractivos y solitarios, en los que de vez en cuando aparecen pequeñas playas de escasa dimensión.

Playa de Naufragados
La zona de Naufragados, la más sureña, recibe este nombre por una serie de naufragios ocurridos allí.

El más grave de los sucesos ocurrió en el siglo XVIII, cuando una expedición con pobladores de las Azores, destinados a Rio Grande do Sul, perdió un barco, y con él desaparecieron 200 viajeros. Pero ha habido más desastres en la zona, entre ellos varios de navíos españoles de camino al Mar de la Plata.

Hay en Naufragados algún bar que sirve bebidas y pescados, pero no hay servicios de socorrismo, por lo que no es recomendable para baño familiar, pues las olas son fuertes. El paisaje es magnífico, con cierta cercanía a las islas Irmã y al propio continente.

Pequeña playita en el entorno de Tapera do Sul, distrito de Ribeirao da Ilha. Guiarte.com

A Naufragados se llega bien desde Caeira do Barra do Sul. Al lado de la última parada de autobús (donde finaliza la carretera hacia el sur) sale una senda que conduce al extremo sur de la isla.

Playas de Ribeirao
Al sur de Ribeirão de ilha hay diversos núcleos de población; todos muy pequeños: Caiacangaçu, Caieira da Barra do Sul y Tapera do Sul. La carretera va muy cerca del mar y a veces junto a ella aparecen recoletas playas de arenas de variable calidad. Son playas de zonas pesqueras, con aguas calmas y arenas impuras, con numerosos concheros.

El paisaje es muy bello en todo el recorrido.

Playa solitaria en el entorno de Ribeirao da Ilha. Guiarte.com

Ribeirao da Ilha
En torno al núcleo urbano de Ribeirao también hay un par de playitas. El agua es tranquila y algo turbia y la arena oscura y gruesa, con bastantes restos de conchas.

En realidad, Ribeirao es más bien famoso por su gastronomía. Los orígenes azorianos de los pobladores han trascendido en el tiempo, y la pesca sigue siendo hoy clave en la economía local, y especialmente la producción de ostras… Así pues, Ribeirao es bueno para contemplar la playa desde el restaurante.

Tapera
Por encima de Ribeirao esta Tapera, con una playa pequeña, de medio kilómetro, relativamente escondida, a la que apenas van los habitantes del barrio.

Más al norte está el espacio del aeropuerto y la desembocadura del Tavares, con zonas de manglar... y la ciudad de Florianópolis.

Corredor sobre la bahía, en una de las ostrerías de Ribeirao da Ilha. Guiarte.com

Paseos recomendados por la isla

Toda la isla de Santa Catarina tiene excelentes recorridos para hacer excursiones en plena naturaleza. A continuación veremos algunas sugerencias.

La Mata Atlántica en Costa da Lagoa es espectacular. Guiarte.com

Lagoa da Conceióão
En barco recomiendo el recorrido por el interior de la Lagoa da Conceióão. Se trata de una cuenca de agua salada de 15 kilómetros cuadrados, con forma alargada, y rodeada de montañas. A la altura de Barra da Lagoa tiene una conexión con el océano, mediante un bello canal.

La laguna fue habitada por colonos de las Islas Azores a partir del siglo XVIII. En uno de los lugares más atractivos de la misma, en Lagoa da Conceióão se alza la iglesia de Nossa Senhora da Conceióão que evoca la fundación original.

Aparte de las zonas pobladas, el resto del espacio aún conserva la Mata Atlántica original en muy buen estado. Esta calidad medioambiental es especialmente notable en el entorno norte de la laguna, donde está la población de Costa da Lagoa, a la que sólo se puede llegar en barco o por senderos. En su entorno aún hay zonas habitadas por macacos (monos capuchinos) y otras especias notables.

Para un recorrido por la zona, se pueden tomar lanchas en Costa de Lagoa o cerca de Barra da Lagoa, en un embarcadero al que se llega subiendo por la carretera de Sao Joao do Rio Vermelho, a la izquierda. El camino que conduce al embarcadero (y una playita) es muy malo. Está indicado.

En torno a la lagoa se pueden hacer recorridos de senderismo. Es particularmente interesante la subida desde Costa da Lagoa hacia Ratones o hacia el entorno de Cacupé.

Ratones tiene un aire marcadamente rural. Desde Allí hay un bello sendero hasta Costa da Lagoa. Guiarte.com

Lagoa do Peri
Esta laguna, en el sur de la isla, tiene buen acceso desde la carretera que lleva a Armaóao. Cuenta con una superficie de agua de cinco kilómetros cuadrados y alcanza en su mayor profundidad los once metros.

En su hábitat, hay una gran riqueza de aves y otros animales como el mono capuchino y un pequero cocodrilo, el “Caiman latirostris”. La zona es rica también flora. En torno a la Lagoa do Peri hay una magnífica Mata Atlántica.

La Laguna tiene, cerca del punto turístico que está al lado de la carretera, una zona con restaurante, juegos infantiles y una playita tranquila muy buena para los niños.

Hay algunos recorridos senderistas, de dificultad variable. El más fácil va hasta Armaóao por medio de la vegetación costera. El más difícil sobrepasa los montes que hay en la zona oeste para llegar a la otra orilla de la isla, al sur de Ribeirao.

El sur de la isla de Santa Catarina, desde el sendero que conduce de Caeira a la playa de Naufragados. Guiarte.com

Naufragados
Otro recorrido de notable interés es la que nos lleva a la solitaria playa de Naufragados, en el sur de la isla. Esta parte de Santa Catarina es magnífica, con unas vistas formidables.

El sendero corto se hace desde Caeira, en el lado occidental de la costa, pero los recorridos de mayor esfuerzo se efectúan por la otra parte, desde el entorno de la playa de Solidão.

El trayecto desde Solidão avanza hasta la playa do Saquinho, para seguir hacia el sur, con unas perspectivas bellísimas, en las que aparece el archipiélago de las Tres Irmãs.

También se puede llegar a Naufragados desde Caeira, por vía marítima.

Isla de Campeche
La localidad de Campeche recibe el nombre de la isla del mismo nombre que tiene enfrente, a algo más de un kilómetro de la costa.

La isla es muy bella, con una playa de excelente arena en su lado occidental, protegida de las olas atlánticas. Es alargada y está cubierta por buena vegetación. Se pueden hacer excursiones por la misma para disfrutar con el paisaje y descubrir diversas piedras en las que hay grabados petroglifos prehistóricos.

En acceso a la misma se efectúa tradicionalmente desde el embarcadero de Armaóao.

Barco “pirata”, con turistas, por el norte de la isla de Santa Catarina. Guiarte.com

La Bahía Norte
Desde el norte, Canasvieiras, se puede hacer otro recorrido en barco por un espacio de indudable belleza: la Bahía Norte.

Las embarcaciones tienen varias salidas diarias. Parten hacia el oeste, hacia la bahía dos Golfinhos, llamada así porque a veces se ven delfines por la zona, y pasa por la pequeña isla de Anhatomirim, donde hay una fortaleza de siniestro recuerdo, pues ha sido prisión y lugar de fusilamientos. Allí, en la Revolución Federalista de final del siglo XIX, fueron fusilados los dirigentes de Florianópolis que se oponían a Floriano Peixoto, gobernante cuya fama ha quedado marcada por su vocación autoritaria y antidemocrática y por haber dado su nombre a la ciudad de Florianópolis.

El recorrido está animado y retorna a Canasviaeras pasando ante Daniela y Ponta Grossa.