Ocio y gastronomía en Florianópolis

Si viene a Florianópolis y quiere probar comidas típicas, no se olvide de los productos del mar, aunque la propia internacionalización de la isla, por el turismo, hace que la oferta sea amplia.

Las famosas ostras de Ribeirao da Ilha, al sur de Florianópolis. Imagen de Guiarte.com

Hay buenos restaurantes en la ciudad, pero es recomendable aunar el gozo de la gastronomía y el paisaje. Cabe recordar que los pueblos de la Isla de Santa Catarina no están muy lejos (la distancia máxima es de unos 35 km).

El viajero debe darse el gustazo de comer en la misma playa, viendo el paisaje extraordinario y las mismas barcas en las que tal vez fue capturado el pescado que tiene en la mesa.

Sugerencias:
La isla tiene fama turística. El norte de la misma está lleno de urbanizaciones y hoteles... pero si quiere restaurantes vaya al sur; desde Lagoa da Conceióao hacia el sur: Armaóão, Pantano do Sul y Ribeirão da Ilha.

Como sugerencias, varias: la primera puede ser una "sequкncia de ostras". La isla de Santa Catarina, en la que está la ciudad de Florianópolis, produce muchas ostras. Ribeirao da Ilha es el lugar que más ostras produce de todo Brasil. Como consecuencia, aquí no sólo están frescas sino que se preparan con frecuencia. Una "sequкncia de ostras" implica una auténtica orgía con estos moluscos preparadas de distintas formas.

En los mercados de Florianópolis abunda una fruta extraordinaria, excelente para zumos. Imagen de Guiarte.com

La segunda sugerencia podría ser una "sequкncia de camarão". Suele servirse para dos personas y consiste en una variedad de preparaciones de langostinos (al vapor, a la milanesa, etc) a veces "animando" el conjunto con una ostras o la popular casquinha de siri, que es un preparado con cangrejo, frito en la misma concha del animal.

La "sequкncia" compartida puede complementarse con un pescado a la parrilla. Suele ser de garantía. La isla fue poblada por emigrantes de las Islas Azores...en consecuencia, la pesca fue una de las profesiones que trajeron aquellos a esta parte de Brasil.

Todos los productos del mar son bienvenidos a las cocinas de la isla: los cangrejos, las ostras, el salmonete.. y la tainha (mújol), en cuyo honor se hacen fiestas gastronómicas en los lugares catarinenses.Es muy habitual que el pescado se sirva asado.

Y postres:
Para el postre, puede recurrirse a alguna fruta. Las disponibilidades de este país son extraordinarias.También cabe endulzar el paladar con algún pastel. La pastelería en este país es bastante aceptable, por regla general.

... O el viajero puede dejar el postre para más tarde, y permitirse bajar la comida con un buen paseo, para entrar a continuación en alguna de las cafeterías que ofrecen excelentes productos dulces, que van desde las suntuosas tartas de chocolate con dulce de leche a unos pastelitos que recuerdan la influencia portuguesa. Un ejemplo lo hallamos con los pastéis de nata, que no son sino una magnífica copia de los famosos pastéis de Belém.

En Florianópolis existe una gran tradición en materia de repostería. Imagen de Guiarte.com

La gastronomía de entretiempo
La gente brasileña en general no suele ajustar los horarios de las comidas a una regla estricta... y es relativamente habitual acudir al bar o a la cafetería para tomar algo y satisfacer el apetito.

Algunas sugerencias: Por ejemplo, unas bolitas (croquetas) de bacalao, un pescado que se ama en la región, como herencia portuguesa. O unas empanadas de verdura, de carne o pescados o mariscos. Recién hechas están exquisitas.

La bebida nacional brasileña es la cerveza, aunque se hacen algunos buenos vinos en el sur... Pero el viajero inteligente pronto descubrirá que este es el lugar ideal para los zumos, por su precio y -sobre todo- por su calidad.

Florianópolis cuenta con excelentes centros comerciales, como este, en la ribera norte. Imagen de Guiarte.com

Un zumo purísimo de mango mezclado con zumo de limón o de naranja puede extasiar al más pintado. Gócelo tranquilamente, sin prisas, apurando el sabor del mismo. Y otra vez pruebe el de piña, o el que quiera. En las zumerías los hallará de guayaba, pitanga... de todo lo imaginable. Y muy, muy buenos.

Comprar
Hay una zona popular de compra -con mucho colorido- en el entorno de las calles Conselleriro Mafra, Felipe Schmidt y Tenente Silveira, cerca de la plaza XV de Noviembre.

Hay también excelentes centros comerciales: Beiramar, en la popular zona del mismo nombre; Iguatemi, en Trinidade; y Floripa Shopping, en la carretera SC401

Brasil es lugar propicio para comprar artesanía. En Florianópolis podríamos hablar de los objetos de cerámica con escenas o personajes populares, los encajes de bolillo, etc.

Se debe dar una vuelta por la Aduana, allí hay una pequeña exposición. También puede hallar el viajero incluso algún objeto de interés en la misma calle, en un simple puestecillo sobre el suelo, instalado allí por algún vendedor ambulante guaraní...

Si quiere llevar productos alimenticios, siempre está el recurso de adquirir alguna de las conservas o preparados vegetales. Le encantará -de vuelta a su país- encontrarse con la textura o el sabor de alguno de los increíbles frutos brasileños.

Se pueden encontrar pintorescos puestos de artesanía por toda la ciudad de Florianópolis. Imagen de Guiarte.com

Y más ocio
Respecto al ocio, en la ciudad hay de todo tipo de locales para tomarse algo o para bailar.

En la zona centro, el viajero encontrará muchos establecimientos para tomar algo. Uno de los puntos es el Mercado Público, donde siempre hay animación en torno a los pequeños bares, y que al atardecer cuentan incluso con música en directo.

Uno de los lugares más populares del Mercado es Box 32, donde se puede tomar un café o una cerveza, pero también siempre hay posibilidad de acompañar la bebida con una secuencia de ostras, por ejemplo.

En toda la ciudad hay siempre un lugar para el ocio… pero siempre es un placer moverse unos kilómetros y acercarse hasta Lagoa da Conceióao. Allí -aparte de locales abundantes de restauración- hay un “centrinho” animado .Otro ámbito es el de la carretera de playa Mole. Cabe elegir entre discotecas tradicionales o lugares con más tranquilidad y música en directo o sencillamente un establecimiento con música relajada, sin estridencias, que nos permita el gozo de la charla en una ambiente calmado.

> > Volver a la guía de Florianópolis