San Miniato

San Miniato se halla en un altozano, al sur del Arno y de la ciudad, desde el que se divisa una maravillosa estampa florentina.
la sencilla y bella portada de San Miniato. guiarte. Copyright

Una amplia escalinata, rodeada a ambos lados por un austero cementerio conduce a la esplanada sobre la que se alza el templo románico. Desde ella se divisan los grandes edificios del Duomo y la Signoría y un poco a la izquierda los altos del jardín de Boboli y el fuerte del Belvedere.

Un monasterio medieval es el origen de este enclave religioso. Parece que aquí vivió San Miniato, martir en la persecución de Decio, quien, malherido, regresó al monte a expirar.

La fachada es tan sencilla como bella; con cinco arcadas, dos de ellas ciegas, en el primer tramo; un mosaico del siglo XIII en la parte superior y un águila coronando la cima.

El interior asombra también por su sencillez y belleza. La iglesia tiene unas fuertes columnatas y se cubre con una techumbre de madera del XIV.

El presbiterio, elevado, tiene un bello cancel y un notabilísimo púlpito. Un excelente mosaico, del XIII, domina el ábside.

La cripta es otra magnífica sorpresa: siete naves pequeñas, separadas por final columnas hacen recordar al visitante los espacios de la mezquita cordobesa.

Aún hay otros elementos de interés en el lugar, como la sacristía, con buenos frescos de Spinello Aretino(fin del XIV).

Pero como otros muchos lugares, San Miniato tiene también una hora especial para la visita: los atardeceres, cuando el sol amarilléa las torres de la ciudad de Florencia y se contempla el final del día desde la privilegiada atalaya.

Por las tardes suele haber misa cantada en la vieja iglesia. Es un gozo añadido.  

> > Volver a la guía de Florencia



Comentarios al artículo
Se muestra 1 comentario

R. Vida
14/2/10
faltas de ortografía
En el texto hay dos faltas de ortografía que sería conveniente corregir:

1) No es "esplanada" sino "explanada".
2) No es "amarilléa", con tilde, sino "amarillea", sin tilde.