Estocolmo, de isla en isla

Un recorrido por Estocolmo, de isla en isla, tal vez la manera óptima de visitar la ciudad.

Recorrer las islas de Estocolmo

Son 14 islas, con cerca de 24.000 islotes, 150 de ellos habitados. No debe sorprender que las comunicaciones se basen en el barco... y en el metro, muy eficiente.

Catedral. Foto de Javier París/guiarte.com. Copyright

Eso sí, se aconseja dejar el coche en un lugar adecuado y funcionar con el transporte público, los viales son un entresijo de curvas, carreteras unas por encima de otras y vueltas que pierden al turista.

No hay que olvidar que la bicicleta es otro de los medios preferidos por los escandinavos en general y los carril-bici son abundantes e ininterrumpidos.

A la hora de elaborar un recorrido se deberá confeccionar de isla en isla y, dependiendo del tiempo disponible, se aconseja visitar obligatoriamente cuatro de ellas.

Gamla Stan

La principal isla de Estocolmo es Gamla Stan, una ciudad medieval peatonalizada en su totalidad y que cuenta con mucho movimiento en verano y al anochecer.

Es aquí donde nace Estocolmo hace más de siete siglos... y donde se encuentra el recuerdo en forma de fuente del baño de sangre anteriormente explicado. Pero aquí otros dos son los monumentos que destacan por encima del resto: el castillo real y la catedral.

El primero se erigió reinando Cristina y cuenta con más de 600 estancias reales. Destruido en diversas ocasiones, la familia real prefiere vivir en un palacio más cómodo. Las salas y los gabinetes son dignos de visitar.

En cuanto a la catedral, acoge en su interior una escultura de lo más simbólica en la historia de Suecia: San Jorge, el dragón y la princesa, que data del siglo XIII y donde San Jorge es Suecia y el dragón, Dinamarca.

La popular plaza con la fuente del baño de sangre. Fotografía de Javier París/guiarte.com. Copyright

Skeppsholmen

La segunda isla en importancia en Estocolmo es Skeppsholmen.

Barco-albergue, en Skeppsholmen. Foto de Javier París/guiarte.com. Copyright

En ella están museos de la talla del de Arte Moderno, diseñado por el arquitecto español Rafael Moneo en 1998; el Ostasiatiska Museet o museo de Extremo Oriente; y el National Museeum con una buena representación de la pintura europea de los siglos XV, XVI, XVII y XVIII.  

Djurgarden

La isla Djurgarden, estocolmo, poseé un parque con mucha vegetación y que esconde el Nordiska Museet (Museo Nórdico) y el curioso Wasamuseet, que versa sobre el hundimiento del barco Wasa.

Imagen de http://www.vasamuseet.se

En 1628, el 10 agosto, el Wasa realizó su primera salida... y se hundió a escasos metros del inicio. La historia de su reflotamiento es para verla allí mismo. Tras varios intentos en 1961 es elevado por fin y tras permanecer 17 años protegido para impedir que se pudra se expone desde 1990 en el museo que lleva su nombre.

Además, en esta isla está el parque Skansen, el museo al aire libre más antiguo del mundo, ya que data de 1891, obra de Arthur Hazelius, a quien le cedieron buena parte de la isla para que confeccionara un museo etnográfico vivo.

En total, más de 150 edificios desmontados y trasladados allí. El sur de la isla representa el sur de Suecia y el norte, el norte del país. Hay personas que viven allí con los hábitats habidos entre el siglo XIV y la segunda década del XX. Para que la visita sea completa, alberga también un zoológico con animales escandinavos.

Sodermalm

Otra isla que merece una visita en Estocolmo es la isla de Sodermalm.

La señorial isla de Sodermalm. Imagen de Javier París/guiarte.com. Copyright.

...Y, quizá, la cuarta isla destacable sea Sodermalm, no por sus monumentos, si acaso la Sophia Kyrka (iglesia de Sofía), sino para callejear un rato y ver las antiguas casas y el cementerio.  

Otras zonas de Estocolmo

Existen otros lugares y edificios de visita obligada en la capital de Suecia.

En otras zonas de Estocolmo se hayan el Millesgarden, sobre el escultor Carl Milles (1875-1955), y el Ayuntamiento (Stadhuset), con un salón de banquetes con paredes de oro de 14,5 quilates, y una sala principal donde el 10 de diciembre de cada año se entregan los Premios Nóbel.

Porque hay que recordar que Alfred Nóbel era sueco. Antes de morir decide donar su fortuna a la fundación que llevará su nombre, y decide a su vez que entregue ésta cinco premios anuales: Física, Química, Sicología y Medicina, Literatura y Paz, aunque éste se entregue en Noruega, tras la independencia del país en 1905. En 1968 el Banco de Suecia creó el de Ciencias Económicas.

La geografía lacustre da origen a bellos paisajes llenos de encanto. Javier París/guiarte,com. Copyright

Alrededores de Estocolmo

Ojo con las distancias, que engañan, en este alargado país de notable superficie pero con sólo casi 9 millones de habitantes.

Campanario de madera de Ostersund. Fotografía de Javier París/guiarte.com. Copyright

Así, si bien Estocolmo se encuentra a 500 kilómetros del sur (Goteborg), del norte le separan más de 1.000 kilómetros (Haparana).

Uppsala; antigua capital de Suecia, 70 kilómetros la separan de Estocolmo. Aquí nació, por ejemplo, Ingmar Bergman. Puede visitarse la catedral, el palacio medieval, el castillo y el jardín botánico.

Vadstena: localidad medieval donde residen los restos de Brígida Birgesdotter, Santa Brígida, dentro de la austera catedral construida a su nombre, a mediados del siglo XIV, y lugar de peregrinación. El Papa concedió en aquella época la orden religiosa de las Brigitinas.

Además, no se ha estado en Suecia si no se han visto lagos, así que por citar una localidad con uno cerca, Ostersund, enclavado en mitad del país, con una iglesia del siglo XII muy bella con un campanario de madera posterior localizado fuera del edificio.

Y si se cuenta con tiempo y ganas, no debe dejarse pasar la oportunidad de escaparse hasta Helsinki, comunicado con Estocolmo por medio de ferrys de las compañías Viking Line y Silja Line, que cubren la distancia en 15 horas.


Volver a la Guía de Estocolmo