Qué ver en Düsseldorf

Destaca en la ciudad de Düsseldorf una serie extraordinaria de obras arquitectónicas, fruto del poderío económico local.

San Lamberto

La basílica de San Lamberto en Düsseldorf, St. Lambertuskirche, es gótica, obra del siglo XIV.

Ofrenda de productos del otoño, en el altar de la Lambertuskirche. Imagen de Guiarte.com

Se trata de la iglesia más famosa de la ciudad, en especial por su torre cuadrada coronada por un agudo chapitel que tiene una forma irregular, pues sus tejados no guardan simetría y tiene cierto movimiento helicoidal. Parece ser que la alteración de este tejado se motivó por el uso de madera sin secar completamente por lo que la estructura se retorció con el paso del tiempo. Hoy esta circunstancia está asumida como una originalidad.

La iglesia es de tres naves y alberga reliquias de san Lamberto y san Apolinar. Tiene diversas partes de interés como la tumbas de varios duques de Berg, algunos elementos góticos y barrocos, entre los últimos el altar mayor y el pulpito.

Desde el Rin hay excelentes vistas sobre el templo, en especial la fuerte torre. Esta es orgullo y motivo de broma para los habitantes de la ciudad, que dicen que el día que se case en esa iglesia una joven virgen el chapitel retomara la forma original.

La torre de la Lambertuskirche, es famosa por su retorcido chapitel. Imagen de Guiarte.com

Burgplatz

Asomada a la vera del Rin, al sur de San Lamberto, esta plaza popular de aire destartalado de Düsseldorf cuenta habitualmente con bastante movimiento.

Detalle del monumento dedicado a la historia de la ciudad de Düsseldorf, en una esquina de la Burtgplatz. Imagen de Guiarte.com

Toda esta zona se integra en lo que se denomina popularmente como Altstadt, la ciudad vieja.

El elemento más destacado es la torre cilíndrica del palacio de los condes de Berg, que actualmente tiene un pequeño museo dedicado a la navegación: el SchiffahrtsMuseum.

Esta torre es el último vestigio de un castillo creado en el siglo XIII y que quedó prácticamente destruido por un incendio en 1872.

A pocos pasos de la torre aún se puede ver un tramo del Dussel que avanza al encuentro con el Rin, a cuya vera hay un monumento dedicado a la historia de la ciudad, obra de Bert Gerresheim (1988).

En el fondo de la plaza, bajo los plátanos, ciudadanos del lugar y forasteros encuentran lugar para saborear una cerveza o tomar un momento de reposo.

La torre del palacio de los condes de Berg, en la Burgplatz. Imagen de Guiarte.com

La Marktplatz

La Marktplatz o plaza del Mercado de Düsseldorf se encuentra al sur de la Burgplatz y a ella se asoma el edificio del Ayuntamiento o Rathaus.

El edificio del Ayuntamiento o Rathaus de Düsseldorf. Imagen de Guiarte.com

El ayuntamiento tiene forma de L y ocupa cuatro antiguos edificios de ladrillo rojo, dignificados por el paso tiempo, una humilde torrecilla y la orgullosa presencia de una estatua ecuestre dedicada a Johann Wilhelm II, el elector que impulsó la ciudad en el siglo XVIII. Es un trabajo del escultor belga Gabriel de Grupello, hecho en 1711.

Toda la zona está animada, tanto hacia la parte de atrás, donde se halla le ribera del Rin, como hacia el este, donde arranca la popular Bolkerstrasse, repleta de bullicio y establecimientos de hostelería.

Estatua ecuestre dedicada a Johann Wilhelm II, el elector que impulsó la ciudad der Düsseldorf. Imagen de Guiarte.com

Las calles de la Altstadt

No es muy extensa la vieja ciudad de Düsseldorf, Altstadt, pero merece la pena recorrerla.

Para quien gusta de ver los puestecillos de venta… la Carlsplatz. Imagen de Guiarte.com.

La Bolkerstrasse es el corazón de “La barra de Europa”, es decir el meollo de los bares y tabernas de Düsseldorf.

Esta, una de las calles más viejas de la Altstadt, es de origen medieval y aglutina a unos cincuenta bares y tabernas, siendo muy concurrida tanto por alemanes como por viajeros que llegan a la ciudad y quieren disfrutar de comida típica alemana.

En esta calle se halla también la casa natal del destacado poeta Heinrich Heine, así como la iglesia evangélica de Nander.

El poeta Heinrich Heine nació en la Bolkerstrasse. Placa en la casa natal. Imagen de Guiarte.com.

Heine era hijo de un comerciante del barrio (hace siglos la Bolkerstrasse era la principal arteria comercial en tanto que ahora lo es en el plano de las tabernas) y en su infancia vivió el bajo el dominio francés, un hecho que le dejaría viva impresión.

Al sur de la Bolker hay otras calles también con mucha vida, como las calles Mark (Marktstrasse) y Berger (Bergerstrasse), repletas de animación y locales de restauración. Al sur de la Berger aparece un enclave de interés cultural en el que están el museo de la Cerámica y el del Film.

Otra de las calles cercanas es la Flinger, de animada vida comercial, una vocación que se extiende por otras callejas de la zona, y que tiene su manifestación más popular en la Carlsplatz, llena de puestecillos de venta, donde se pueden adquirir desde flores a verduras o donde se puede reposar un instante, contemplando el bullicio, en torno a unas cervezas y una apetitosas salchichas. El mercado tiene lugar todos los días de la semana, salvo el domingo.

La Kö

La Königsallee, recibe familiarmente el nombre de Kö por los habitantes de Düsseldorf. Es otra parada indispensable.

La amplia Königsallee, tiene en el centro un canal abastecido por el río Dussel. Imagen de guiarte.com

La Kö tiene fama de ser la calle comercial más conocida de Alemania, con sus tiendas de firmas reputadas, en las que muchos productos solo están al alcance de la burguesía más adinerada.

La gran avenida se hizo en el final del siglo XVIII, como zona de expansión de la urbe, y corre paralela al Rin. Con una anchura de unos cien metros, dividida por un canal nutrido por agua del Dussel.

La zona más comercial es la del lado este, con las calles periféricas, en tanto que la otra parte está más orientada a los servicios, bancos, hoteles y cafés.

En principio se le denomino como Kastanienallee, por los castaños de indias plantados a lo largo del canal... pero más tarde se le llamo Königsallee (avenida del rey) como gesto de desagravio al mandatario Friedrich Wilhem IV, a quien un ciudadano le arrojo estiércol a su paso.

Hoy la zona de Königsallee es el gran escaparate de moda en la ciudad alemana que tiene la mayor industria y feria dedicada a la moda. Por ello se compara a Düsseldorf como el Paris de Alemania.

Düsseldorf: Kö-Galerie. Imagen Andrew Cowin//Deutschen Zentrale für Tourismus.

El Hofgarten

Al norte de la Königsallee se extiende el Hofgarten, un gran parque ideado ya en el siglo XVI.

El palacio Jägerhof, en el Hofgarten, alberga un museo dedicado a Goethe. Imagen de Düsseldorf Marketing & Tourismus

Desde la famosa calle de la moda, el parque se abre hacia el oeste en dirección al Rin, y hacia el este, donde se halla el castillo Jägerhof, edificio de estilo rococó, residencia construida en el siglo XVIII por los príncipes electores para su maestro de caza

En el edificio palaciego se ubica el Museo Goethe, que contiene diversos manuscritos y dibujos del destacado autor alemán Johann Wolfgang von Goethe, así como primeras ediciones de sus obras.

El Hofgarten, un gran espacio verde al norte de la Altstadt. Imagen de Düsseldorf Marketing & Tourismus

El Medienhafen

Al sur de la ciudad de Düsseldorf, a la orilla del Rin, está el ámbito portuario, en el que ha surgido un espacio de notable modernidad.

Edificios en el Medienhafen de Düsseldorf. Imagen de Guiarte.com

Edificios vanguardistas, sedes de empresas, cafés y restaurantes, se alinean en el barrio, que es ya muy famoso por el elenco de construcciones diseñadas por notables arquitectos de todo el mundo.

Edificios de Frank Gehry
Por citar algunos de estos edificios, cabe señalar a los tres debidos a Frank Gehry. Se trata de inmuebles contiguos, que integran un conjunto que sorprende por sus formas en movimiento y sus diferentes materiales y tonalidades.

Uno de los edificios es de ladrillo, el otro de tono plateado y el tercero blanco, y se alzan en Neuer Zollhof, junto a las embarcaciones del puerto y cerca de la torre de comunicaciones. El conjunto es uno de los iconos de Düsseldorf.

Dos de los edificios de Frank Gehry, en el puerto de Düsseldorf. Imagen de Guiarte.com

Torre del Rin
Otro de los iconos es, sin duda, la torre del Rin, construida en los años 80 como torre de telecomunicaciones.

La altura de esta estructura es de 240 metros, Tiene un restaurante y un mirador hacia los 170 metros. Es un buen lugar para ver la ciudad, y en especial cuando cae la noche.

Stadttor o Puerta de la Ciudad
Otro conocido edificio recibe el nombre de Stadttor o Puerta de la Ciudad, y en él destacan sus transparencias. Se asemeja a una especia de puerta por la que se accede a la urbe. Está situado sobre un túnel y es obra de Overdiek Petzinka & Partner. Construido en 1998.


Escultura de Christoph Pöggeler, mirando hacia la Torre del Rin. Imagen de Guiarte.com

Colorium
William Alsop es el autor de otro de los impactantes edificios del Medienhafen. Es obra del 2001, realizada básicamente con hormigón, aluminio y cristal y caracterizada por la cortina frontal colorista.

Kleine Villa y Roggendorf-Haus son otras de las impactantes construcciones de la zona, pero la nómina de excelentes creaciones es realmente mucho más extensa.

Pero en este barrio, lo más llamativo es esa mezcla de lo viejo y lo posmoderno. Los edificios de vanguardia están al lado del puerto, casi muerto, junto a los viejos silos, grúas y railes por los que no corre ferrocarril alguno, pero que se conservan respetuosamente por ser un patrimonio histórico e industrial de la ciudad.

Stadttor o Puerta de la Ciudad, otro edificio monumental de la ciudad. Imagen de Düsseldorf Marketing & Tourismus

Los museos de Düsseldorf

Muchas grandes ciudades alemanas vieron destruida su riqueza arquitectónica por la Guerra Mundial. Tal vez por ello han reforzado su identidad cultural con buenos museos.

Las cariátides, entre la Andreaskirche y la Kunsthalle de Düsseldorf. Es una obra de Leo Müsch (1881). Imagen de Guiarte.com

Düsseldorf es otro ejemplo. Con una reducida teoría de edificios del pasado, destaca por su gran oferta cultural y por un elevado número de museos. Algunos de ellos son:

Museo Goethe - Fundación Anton y Katharina Kippenberg
Se halla en el Palacio Jägerhof, donde se conservan numerosos elementos vinculados a Goethe.

K20/K21
El Kunstsammlung Nordrhein-Westfalen es el principal museo de arte de la ciudad de Düsseldorf y muestra una gran colección de pintura moderna, en la que destacan obras de Klee, Picasso, Kandinsky, Ernst, Nolde... Está en la Grabbeplatz, en un edificio moderno.

Recientemente ha abierto una segunda sede dedicada al siglo XXI (K21) que está más al sur, en Ständehaus.

Düsseldorf: El Hetjens-Museum. imagen de Düsseldorf Marketing & Tourismus GmbH

Museo Kunstpalast (Palacio de Arte)
Esta en Ehrenhof, al norte del casco viejo, cerca del Rin. Acoge arte de diversas épocas, pero especialmente moderna, con atención especial a los modernos alemanes. Además, una excelente colección gráfica y de esculturas, así como de obras en cristal.

Museo Kunst im Tunnel (KIT)
Se halla en Mannesmannufer, a la orilla del Rin y como su nombre indica es un viejo túnel acondicionado como magnifica sala de arte.

Museo Hetjens (Museo Aleman de Cerámica)
En Schulstrasse, también cerca del Rin y al lado del casco viejo, está el Museo Hetjens, también llamado Museo alemán de la Cerámica, que posee miles de piezas entre las que se puede seguir la evolución de la cerámica de todos los tiempos.

El KIT, una interesante ocupación de un viejo túnel. imagen de Düsseldorf Marketing & Tourismus GmbH.

Filmmuseums (Museo de la Cinematografía)
También en Schulstrasse está el museo del cine. Muy interesante por su estilo didáctico que hace agradable para la visita con niños.

Todos los centros cierran los lunes.

Los centros de compras

Düsseldorf es una de las pasarelas de moda mas importantes de Europa. Sus muestras de alta costura y prêt-à-porter atraen a gentes de todo el continente.

El Kö-Bogen, un espectacular edificio comercial, en la Königsallee de Düsseldorf. Imagen Guiarte.com

The Gallery Düsseldorf presenta periodicamente los trabajos de firmas de todo el mundo, en una línea alta, con asistencia de compradores de varios continentes.

Pero en el día a día, Düsseldorf es un enorme centro de moda. A lo largo de la Königsallee y su entorno se suceden las interesantes tiendas de joyas, perfumes y ropas.

Hermes, Chanel, Tiffany, Louis Vuitton, Gucci...junto a las tradicionales Mango, Zara, HM. Hay también una gran serie de galerías comerciales algunas de hermosa estructura.

Toda la zona de Carlstadt es también buena para las compras, aunque en ella ya no están las tiendas exclusivas de lujo. Pero tiene encanto, con su ambiente popular. Sus edificios de dos o tres alturas y sus calles adoquinadas...

La guía del departamento de Turismo de Düsseldorf, cita por este orden los siguientes grandes centros comerciales de la ciudad:

Kö-Galerie/Kö-Karree Königsallee 60
En tres elegantes plantas de compras, modernizadas y distribuidas en una superficie comercial de alrededor de 20 000 metros cuadrados. Unos 90 establecimientos de marcas de alta gama y de lujo internacional, cafés y una oferta gastronómica complementaria.

www.koegalerie.com

Düsseldorf: la galería comercial Kö-Karree en la Königsallee. Imagen de Deutsche Zentrale für Tourismus/Rainer Kiedrowski.

Sevens Königsallee 56
Un interiorismo renovado y una orientación clara garantizan una agradable jornada de compras. Se ofrecen productos de estilo de vida, moda, gastronomía y tecnología. Este centro comercial alberga uno de los mayores establecimientos Saturn de Alemania. Además, la conexión del Sevens con la vecina Kö-Galerie contribuye a una experiencia de compras especial.

www.sevens.de

Stilwerk Grünstraße 15
El stilwerk de Düsseldorf es un edificio notable desde el punto de vista arquitectónico: se alza en cinco plantas sobre una planta elíptica y culmina en un tejado de cristal a 32 metros de altura. Aquí se encuentra de todo, desde cucharas de diseño hasta mobiliarios completos.

www.stilwerk.de

Schadow Arkaden Schadowstraße 11
El pasaje dispuesto en forma de estrella es un destino de compras imprescindible situado muy cerca de la «Kö». La oferta en las alrededor de 50 tiendas abarca desde moda hasta interiorismo, pasando por la belleza. El centro comercial alberga el «Theater an der Kö».

www.schadow-arkaden.de

Düsseldorf Arcaden Friedrichstraße 129–1 33
Al sur de la Königsallee discurre la Friedrichstraße. Aquí se creó, en el recinto de una antigua estación de mercancías, una superficie de comercio minorista con unos 120 establecimientos distribuidos en tres plantas. Además de un centro de fitness y wellness, alberga también una piscina.

www.duesseldorf-arcaden.de

Kö-Bogen Königsallee 2
En el centro de Düsseldorf, entre la Königsallee, la Schadowstraße y la Schadowplatz, se encuentra ahora el nuevo Kö-Bogen, sede de numerosas y prestigiosas marcas internacionales y de los grandes almacenes Breuninger. Características del diseño del arquitecto neoyorquino Daniel Libeskind son la fachada curvada de cristal y la piedra natural blanca, así como la apertura al parque Hofgarten. El Kö-Bogen es un auténtico Shopping Hot Spot

www.koebogen.info

Otras sugerencias del viaje

Pero existen más maneras de disfrutar de la ciudad de Düsseldorf...

Düsseldorf: Palacio Benrath. Imagen de Deutsche Zentrale für Tourismus

Si el viajero no quiere perderse una visita global por la urbe, tiene un bus turístico HopOn HopOff que realiza una visita general, por las principales zonas. Dura 90 minutos.

También hay paseos en barco de una hora de duración, que llevan al turista por el Rin y el interior del puerto.

https://www.duesseldorf-tourismus.de/en/city-tours/hopon-hopoff-citytour/

Hay una Düsseldorf card que por 9 euros permite el uso de transporte público y otorga importantes descuentos tanto para los museos como para los tours turísticos.

http://www.duesseldorf-tourismus.de/en/duesseldorfcard/

La ciudad es propicia para el paseo, por sus múltiples monumentos. En la imagen portada de la Johanneskirche. Imagen Guiarte.com

Para el turista que se acerca con niños, una sugerencia es el Museo del Film, donde pueden ver el proceso de producción de los filmes. Otra sugerencia es un paseo por el Wildpark del bosque de Grafenberg, hacia el noroeste de la ciudad. Es gratuito y en él se pueden ver ciervos, muflones y otros animales típicos del bosque.

De compras, aparte de las zonas comerciales de Königsallee y la Carlstadt, donde hay todo tipo de objetos de moda, de joyas y perfumería, cabe citar varias alternativas de compra de productos del lugar: La popular cerveza de Düsseldorf, la Altbier, y el licor de hierbas Killepitsch. También hay buena mostaza. Hay un museo dedicada a ésta en Bergerstrasse 29.

Otro de los recuerdos típicos de Düsseldorf. Son las figurillas de los Radschlagen de mazapán o de cerámica. Los Radschlagen son danzantes que representan un baile de alegría en recuerdo de una victoria en un conflicto del siglo XIII.


Volver a la Guía de Düsseldorf