La ciudad de Séneca y Lucano

Los orígenes del poblado cordobés se remontan al Paleolítico. Más tarde, los turdetanos la hicieron capital tartesa. Posteriormente el general Amílcar Barca la hizo ciudad cartaginesa.
El propio Alcazar de los reyes cristianos se asienta sobre edificaciones romanas. guiarte.com. Copyright

A la llegada de los romanos pronto adquirió una importancia clave como centro político de Andalucía. Su fundación “oficial” como ciudad fue hacia el año 169 a.C. cuando el pretor Claudio Marcelo le concedió el título de colonia patricia y capitalidad de la Hispania Ulterior.

Arco triunfal, en un extremo del puente romano. guiarte.com. Copyright

De aquella lejana época son dos hijos ilustres cordobeses: el poeta Lucano y el filósofo Séneca.

En tiempos de Diocleciano se inicia el declive de la ciudad.

La capitalidad se desplazó a Sevilla. En estos tiempos destacó la expansión del cristianismo en tierras cordobesas, impulsado hombres como el obispo Osio.

Luego, en todo el periodo visigótico, la ciudad padeció diversos avatares.

> > Volver a la guía de Córdoba