Conjuntos de casas tradicionales alsacianas

Por todo el centro de la ciudad de Colmar abundan las casas alsacianas de entramados de madera, artísticos balcones, torrecillas, miradores y otros elementos decorativos.
En general, los habitantes de Colmar mantienen sus inmuebles con un cuidado fuera de lo común. Imagen de Guiarte.com

Aunque la calle más notable es la des Marchands, hay que citar algún edificio más que pone de relieve tal riqueza.

Casa de las Cabezas
La maison des Têtes, casa de las Cabezas, está en el número 19 de la rue des Têtes, y es de 1603. Fue encargada por un comerciante local, aunque ahora pertenece a una asociación vinícola.

Es magnifica la fachada, ornada por 106 cabezas, y decoración de temas religiosos e históricos. Cabe destacar los bellos miradores y el frontón coronado por la estatua de un vinatero, debida a Auguste Bartholdi.

La bella balconada de la maison des Têtes, en Colmar. Imagen de Guiarte.com

La corporación de Labradores
La corporación de Labradores, está en la calle Vauban, 7. Es de 1625, y pertenecía a una Junta de Agricultores que velaba por los usos y justicia en el ámbito rural.

El edificio fue en un tiempo también Sinagoga.

Se trata de un monumento de estilo Renacimiento en el que destaca una puerta clasicista sobre la que hay una frase moralizante: es más fácil criticar que hacer. Sobre la base se alzan otros tres pisos de líneas armónicas.


Además de la proliferación de construcciones atractivas, destaca en Colmar el cuidado exquisito a este importante patrimonio, que aparece lleno de flores durante los días más benignos. 

Este conjunto magnífico se extiende por gran parte de la ciudad, aunque es particularmente destacable en el paseo desde el entorno de la plaza de la catedral a la Antigua Aduana y la Pequeña Venecia.

La corporación de Labradores, en Colmar. Imagen de Guiarte.com

> > Volver a la guía de Colmar