Ocio y gastronomía en Berlín

Ocio y gastronomía en la ciudad de Berlín, capital de Alemania.

Tartas caseras realizadas en la pastelería Friedrich de Berlín. Visitberlin.de

En Berlín conviven en armonía personas de todo el mundo: ese carácter internacional se refleja también en la gastronomía y en los bares y restaurantes de la ciudad.

Desde los platos típicos de Berlín hasta los más sofisticados de la cocina internacional, el visitante puede descubrir una amplia carta de platos y bebidas.

La cocina tradicional berlinesa es deliciosa. Las carnes son contundentes, por lo que es bueno regar el gaznate con una buena cerveza casera o un vino alemán.

Cada tercer domingo de mes se celebra el Breakfast Market (mercado del desayuno). Los berlineses hacen del desayuno todo un ritual, pues para ellos supone la diferencia entre empezar mal o bien el día. En el Breakfast Market se puede encontrar todo lo que se necesita para desayunar: cuchillos forjados a mano, cafés de gran calidad, bollería artesanal, libros de cocina… Además, durante todo el día se pueden degustar todo tipo de delicias de productores locales, pasteleros y cocineros.

Los golosos están de suerte en Berlín, ya que pueden deleitarse con lugares como la Bonbonmacherei en Heckmann Höfe, una pequeña tienda nostálgica en Heckmann Höfe, en la que elaboran en vivo y en directo más de 30 tipos de caramelos artesanales. Un gusto para los sentidos.

La Kurfürstendamm o "Kudamm" es la zona de paseo predilecta en Berlín. Foto Scholvien. Visitberlin.de

Si vamos con niños bien merece la pena hacer una visita a Bärenland, una tienda especializada en gominolas en la que no sólo están presentes los sabores de siempre, sino que también hay lugar para las gominolas más estrafalarias y experimentales.

Berlín es una ciudad de cultura nocturna. Para salir de fiesta o a tomar una copa es recomendable visitar las zonas Mitte, Kreuzberg, Friedrichshain, Kreuzberg y el antiguo Berlín Oeste. Allí uno puede tomarse desde una cerveza a un cocktail, mientras goza del ambiente de la ciudad.

Berlín poseé una gran oferta en lo que se refiere a boutiques y tiendas. El visitante encontrará lugares ideales para callejear mirando escaparates y para disfrutar de un café o una cerveza cuando quiera hacer una parada a medio camino. Muchas cafeterías ofrecen a sus clientes acceso a Internet y tomas de corriente para portátiles, por lo que podemos aprovechar la parada para conectarnos con el mundo y tomarnos un respiro mientras degustamos un pastel casero.

Zonas peatonales como Wilmersdorfer Straße y otros barrios de moda, como la zona que rodea a Kollwitzplatz, albergan pequeños comercios encantadores dedicados a la moda, al diseño y a las antigüedades.

En Berlín, al igual que en muchas otras zonas centroeuropeas, el amor por el vintage es un hecho, por lo que es normal encontrar numerosas tiendecitas y mercadillos en los que las cosas usadas cobran nueva vida.

Mercado de antigüedades y libros junto al Museo Bode. Visitberlin.de

Justo en la Isla de los Museos, alejado de la actividad del concurrido bulevar Unter den Linden, se encuentra el mercado de antigüedades y libros “am Bodemuseum”. Los sábados y domingos, cerca de 60 puestos ofrecen libros, discos de vinilo, CDs, artesanía y muebles, un lugar de culto para los amantes de lo retro.

Además, hay muchas tiendas de ropa y complementos veganos o realizados con materiales bio. Esta es una filosofía de vida muy típica alemana, una cultura que apuesta por la vestimenta sostenible y por una mentalidad más respetuosa con el medio ambiente y la naturaleza.

Pero como hay gustos para todo, los amantes del lujo también podrán encontrar lo que buscan en Berlín. Para ellos recomendamos pasear por la Friedrichstraße o por el Kurfürstendamm o "Kudamm", un bulevar en el que se encuentran lujosas boutiques y cafés en magníficos edificios de finales de siglo.

Productos típicos de la gastronomía Berlinesa en una cafetería de la ciudad. Visitberlin.de

Bajo la Kurfürstendamm se encuentra un gigantesco búnker que fue construído en los años 70 y concebido para albergar a 3.600 personas durante 14 días en caso de una catástrofe nuclear. Un lugar que puede visitarse y que impacta a todo el que lo contempla.

Pero pasemos a cosas más alegres, para hablar más concretamente de los festivales de la ciudad. Por un lado, el Festival Internacional de Cine de Berlín, o Berlinale, que se celebra de manera anual cada mes de febrero, y por otro el Festival Internacional de Literatura de Berlín, que tiene lugar durante la primera quincena del mes de septiembre.

Si viajamos en navidades no debemos de dejar de visitar los populares mercadillos navideños, en ellos se venden dulces de temporada, productos de la región, juguetes y decoración de espíritu navideño.

Mercado de arte de la Zeughaus. Foto J. Blechschmidt. Visitberlin.de

> > Volver a la guía de Berlín