Qué ver en Benavente

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Benavente

El patrimonio de la urbe

Lo más destacado de la ciudad de Benavente es la torre del gran castillo medieval.

*

Pero en medio de la urbe quedan otras dos iglesias con interés, Santa María y San Juan, y un viejo hospital de noble portada.

El urbanismo de la ciudad no contribuye a mejorar su imagen, aunque tiene algunos rincones agradables en la zona de la Plaza Mayor; los entornos del castillo, actualmente Parador, y Santa María.  

Santa María del Azoque

Hay que destacar en Benavente la iglesia de Santa María del Azoque (de zoco, mercado), donde resalta su cabecera compuesta por cinco absides.

La poderosa torre y el bello ábside de Santa María del Azoque. Foto guiarte. Copyright

Esta interesante iglesia, de tres naves y crucero, se inició en tiempos de Fernando II, siglo XII, terminándose en el XVI después de diversos avatares, destacando la portada del mediodía, las bóvedas ojivales, y diversas imágenes góticas y románicas.

En su tosca torre hubo hasta hace pocos años un reloj muy celebrado que daba el toque de queda para la ciudad(cuarenta y cuatro campanadas) y que se cantaba en las coplas:


Campana, la de Toledo
Iglesia, la de León.
Reloj, el de Benavente,
Y rollo, el de Villalón.
 

San Juan del Mercado

También tiene interés en Benavente la iglesia de San Juan del Mercado, Monumento Nacional desde 1931, ubicada junto a la Plaza Mayor.

San Juan del Mercado. Foto guiarte. Copyright

Perteneció a un convento de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén. Sus obras comenzaron en 1182 y tiene diversos añadidos posteriores.

Sin embargo hay que destacar el valor de sus portadas, especialmente la meridional, con un tímpano que descansa en sendas ménsulas.

El retablo de San Ildefonso muestra una interesante pintura de factura local, del XVI.  

Hospital de la Piedad

Otro de los edificios que cabe destacar en la ciudad de Benavente es el Hospital de la Piedad,

Fachada renacentista del hospital. Foto guiarte. Copyright

Renacentista, con una hermosa portada de piedra de sillería, arco redondo y rematada con un altorrelieve de la Piedad.

El edificio fue mandado construir por el quinto Conde de Benavente; tiene un patio porticado, cuadrado, de dos alturas.

Fue hospital de transeúntes hasta el siglo XVIII, luego albergue de tropas, y finalmente digno asilo.  

El castillo

El Castillo de Benavente, que tuvo origen en tiempos de Fernando II, fue descrito en el final del siglo XV como de los más nobles y bellos.

La airosa torre del viejo Castillo. Foto guiarte. Copyright

Después de los alcázares de Granada y Sevilla no tiene igual en España, afirmó Jerónimo Munzer en Viaje por España y Portugal.

De aquellas magníficas piedras, engrandecidas en el siglo siguiente, apenas queda la recia Torre del Caracol. Austera mole aligerada en parte por sus cubos redondos y miradores.

Al igual que en el monasterio de la Moreruela, sus piedras fueron arrancadas y vendidas como materiales de construcción.  

El valle del Tera

Si el viajero hace un alto en la ciudad y busca más arte, puede dirigirse por el fértil valle del Tera hasta Santa Marta.

Santa Marta se encuentra en el municipio de Camarzana, y se trata de otra joya cumbre del románico de la zona.

Se trata de los restos de un monasterio del siglo X, muy protegido por la monarquía leonesa y dependiente de la sede astorgana. La fábrica actual se alzó en 1077, tratándose de la edificación románica más antigua de Zamora, directamente emparentada con San Isidoro de León.

Tiene planta de cruz latina con cabecera rectangular, influjo prerrománico. Toda ella es sencilla pero de gran interés artístico. Su portada principal, de tres arquivoltas, está flanqueada por sendas estatuas de valor.  

Volver a la Guía de Benavente