Cáceres

Cáceres es a la par humilde y monumental; una de las más bellas ciudades españolas. Cáceres es bella por su armonía de piedra; por sus rincones tranquilos donde parece haberse recogido el pasado.
La poderosa torre de Bujaco se asoma sobre la cosmopolita Plaza Mayor. Foto guiarte
Cáceres tiene un pasado pasado romano, árabe y medieval. Es esa armonía de conjunto lo que la ha hecho ser merecedora del título de ciudad Patrimonio de la Humanidad, desde 1986.

Quedan restos de las murallas romanas y poco más. Tampoco brilló mucho la urbe en tiempos visigóticos. Fue en el período árabe cuando parece haber renacido, constituyéndose en un importante enclave en periodo almohade. En 1229, Alfonso IX de León conquistó la urbe. Ésta continuó progresando tras la dominación cristiana.

Grandes familias se asentaron en esta ciudad, donde surgió la Orden Militar de Santiago, y donde las luchas nobiliarias originaron grandes inestabilidades.

La urbe se benefició de la conquista de América, cuando muchos extremeños participaron en la expansión hispana. Luego vendría silencio y decadencia.

Para conocer Cáceres, el viejo recinto medieval, no hay otra alternativa que callejear un rato, sin prisas. Entre sus elementos de interés cabe destacar:

Iglesia de Santa María
Iglesia de San Francisco
Iglesia de San Mateo
Convento de San Pablo
Palacio de Carvajal
Palacio Toledo-Moctezuna
Palacio de los Golfines de Abajo
Casa de los Solís
Palacio de los Veletas
Murallas

Extramuros:
Plaza Mayor
; las iglesias de San Juan, Santo Domingo, y en cuanto a edificios civiles de extramuros, la Casa del Marqués de Camarena, y los palacios de la Isla, los Galarza y de Godoy.
Pasear por el casco viejo de Cáceres es retornar ante las piedras del medievo. Foto guiarte

> > Volver a la guía de Via de la Plata