El castillo y los recintos defensivos

La ciudad de Toro tenía sendos cercos defensivos desde época romana, aunque los restos más visibles en la actualidad son medievales.


El achaparrado alcázar toresano domina la vega del Duero. guiarte.com. Copyright

El recinto más externo se hallaba cerca de la carretera de Circunvalación.

La ciudad vieja se apiña en el interior de murallas de origen romano, reconstruidas tras la reconquista, de las que quedan ciertos lienzos y algunas puertas, el arco del Postigo, coronado por una fachada renacentista y barroca, y la torre del Reloj construida por Churriguera en 1719 sobre una antigua puerta de la ciudad.

El castillo, con sus ocho torres semicilíndricas custodiaba la ciudad por el flanco sur. Este Alcázar es del siglo X y desde sus inmediaciones se contempla una excelente imagen de la vega.

> > Volver a la guía de Toro