Ocio y gastronomía

Ocio y gastronomía en la ciudad de San Vicente de la Barquera.


Paseo de Miramar. En torno a esta zona y la plaza Mayor se hallan numerosos restaurantes y lugares de compra. Imagen de Guiarte.com

San Vicente es una ciudad pequeña, que resulta muy agradable para el viajero porque en ella se goza del paisaje y la gastronomía en un ambiente plácido, tranquilo.

El paseo por la zona de la plaza mayor, el entorno a la avenida Miramar, la plaza Mayor y la Puebla Vieja nos acerca a los monumentos, los bares y restaurantes, en los que abunda la oferta de pescados y mariscos.

Otro camino es el que nos conduce por el paseo de la Barquera, en dirección al Puerto, el santuario de la Virgen de la Barquera y el faro. Este es visitable. Funciona desde 1871 y en la actualidad cumple también las funciones de centro explicativo del Parque Natural de Oyambre. Es un enclave que también nos proporciona bella vistas sobre este ámbito cantábrico.

Para quienes quieren hacer rutas ecológicas, hay dos por el Parque de Oyambre. Una de ellas va desde la playa cercana del Tostadero hacia la ría de la Rabia, pasando por el Cabo de Oyambre y ofreciendo al caminante espacios de dunas, acantilados y playas. Son unos 8 kilómetros. Otra ruta es de interior y de notable interés forestal, la del Monte Corona. Con un recorrido circular de 13,5 kilómetros, se pasa por la ría de la rabia y el Monte. Arranca y termina en la Ermita de San Antonio, cerca de Caviedes. 

En primer término, el santuario de la Barquera, al fondo la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles.Entre ambos puntos se procesiona la Virgen en La Folía. Imagen de Guiarte.com

Desde el espacio del santuario de la Virgen de la Barquera y desde el cercano hotel Miramar hay unas bellas vistas tanto hacia las playas más urbanas como al interior de la bahía, y al núcleo urbano de San Vicente.

Para gozar de las playas, hay que emprender ruta hacia el este. Pasado el puente de la Maza hay una glorieta que nos ofrece tres opciones. Una es la ruta N 634, que avanza hacia Comillas y Santander, pero las otras dos son las opciones playeras.

La ruta de más a la izquierda nos lleva a las playas del Tostadero y a la de Merón. La otra, la del medio de las tres salidas, es la carretera que nos conduce a Gerra y Oyambre. Elegir esta para acceder a los espacios más naturales (ver el capítulo de playas)

Para comprar cosas, todo el centro ofrece productos y suvenires. Se puede sugerir algún orujo de Liébana o como dulces unas pejinas, un rico hojaldre con cabello de ángel, familiar directo de las típicas corbatas de unquera.

A la hora de comer, la oferta gastronómica es amplia. Un gran número de restaurantes se ubica en las cercanías de la plaza mayor, la Avenida Miramar y la de los Soportales. Pero también se hallan establecimientos en el Paseo de la Barquera.

Lo tradicional es el pescado y el marisco. Hay mariscadas en todas las cartas, pero también se puede recurrir a los pulpos, almejas, etc. Sin duda el “plato nacional” es el sorropotún, un guiso basado en las patatas y el bonito, pariente del marmitako vasco, Es muy típico en las fiestas de final del verano, cuando incluso se reparte gratis a los participantes.

Entre las fiestas lugareñas, la del Carmen, de gran tradición marinera, en julio; la Folía, en primavera, y la de la Barquera, en Septiembre, cuando se ofrece a todos el típico sorropotún. La más famosa es la de la Folía, se celebra el segundo domíngo después de Pascua y en ella se procesiona a la Virgen de la Barquera por tierra y mar.

> > Volver a la guía de San Vicente de la Barquera