La historia

En el castillo, un pequeño museo permite al viajero acercarse a la historia de este núcleo urbano que ya estuvo habitado en la prehistoria, tal como se atestigua con los útiles líticos encontrados.


Maqueta del San Vicente de la Barquera medieval, en el pequeño museo del Castillo. Imagen de Guiarte.com

Se dice que este lugar ya estaba identificado por los romanos como el Portus Vereasueca… Lo que sí se sabe con certeza es que la urbe ya fue fortificada en tiempos de Alfonso I.

Sin embargo, el gran auge llegaría en el siglo XIII, después de que Alfonso VIII le otorgase fueros, algo que también había hecho con Castro Urdiales, Santander y Laredo.

La pesca y el comercio nutrieron el desarrollo de la ciudad, en la que estuvo el propio Carlos I cuando llegó a España para tomar posesión de la corona. 

Una de las puertas medievales de la ciudad, aún en pie, junto al templo de Nuestra Señora de los Ángeles. Imagen de Guiarte.com

La villa prosiguió una vida tranquila, muy ligada a su actividad pesquera, hasta que en época moderna ha recibido un fuerte impulso turístico, apoyado, sin duda por la riqueza de su gastronomía y sus paisajes.

En los años setenta del pasado siglo una compañía eléctrica inició las obras para la construcción de una central nuclear en la zona. La oposición de Asturias y Santander logró paralizar el atentado ecológico y las obras. Pero no sólo eso, sino que impulsó la catalogación de este espacio costero como Parque Natural. Toda una suerte y una garantía de futuro.

Gran parte de la población activa se ocupa en el sector terciario, principalmente el turismo. Además, San Vicente mantiene actividad pesquera y comercial. Es cabeza de partido judicial.

Anterior: La ciudad
Información General de San Vicente de la Barquera

> > Volver a la guía de San Vicente de la Barquera