Al este del Rin

Son casi doscientos kilómetros de montañas suaves, de norte a sur, limitando por el este la cubeta del Rin, río que discurre, apacible y caudaloso, entre Francia y Alemania.
Imagen florida de un rincón de Baden-Baden, en el inicio norte de la Ruta. Foto Tomás Alvarez. Guiarte. Copyright

El paisaje es similar al de los Vosgos, la otra cadena montańosa que rodea por el oeste a este valle cargado de riqueza y vigor histórico.
Desde los picos más altos se ve, entre brumas, el valle del Rin. Foto guiarte. Copyright

Es una tierra ya romanizada hace dos milenios, y que siempre ha sido disputada por distintos gobernantes. Cruce de caminos, etnias y religiones, ha sufrido diversas destrucciones, pese a lo cual conserva bellos monumentos y una interesante cultura tradicional.

Tanto en el entorno alsaciano como e la Selva Negra, el paisaje presenta frecuentemente cimas coronadas por viejas y derruidas fortalezas, hermosas edificaciones de entramados de madera (a colombage) y un amor por la belleza y los rincones floridos.

La burguesía que habitó antańo estas ciudades dejó innumerables edificaciones de notable vigor y gusto; las instituciones religiosas y corporaciones políticas dejaron monumentos e iglesias de interés, y en los museos se guardan hermosas piezas, salvadas de un pasado muchas veces duro, sobre el que sobrevuelan las distintas dominaciones y destrucciones.


Junto a todo esto, se conservan vestidos tradicionales, fiestas (carnaval en Alemania sudoeste) y una gastronomía rica y sencilla de antiguos sabores caseros.

Siguiente: País de bosques
Información general de Ruta de la Selva Negra

> > Volver a la guía de Ruta de la Selva Negra