La Alta Selva Negra

La última etapa de la Selva Negra, llamada la Alta Selva Negra, nos conduce por el entorno sur de Friburgo, por magníficos lugares y excelentes miradores, entre los que destaca el Belchen. El circuito descrito tiene 150 kilómetros.
Vieja puerta de Friburgo. Fotografía de guiarte. Copyright

Friburgo es una de las más bellas ciudades alemanas, con una gran calidad de vida y notable belleza. Es también una conocida ciudad universitaria.

El centro histórico está presidido por una magnífica catedral, de tamaño relativamente pequeño, pero de notable belleza gótica. En ella se admira su torre, bellísima, del tono rosado que también posee la catedral de Estrasburgo. También son interesantes otros elementos como el tríptico del altar, la coronación de la Virgen María, de Hans Baldung Grien, de inicios del XVI.

En el entorno de la catedral gótica hay una plaza de bello sabor, en la que destaca el bello edificio del palacio Episcopal. La plaza es especialmente agradable por las mañanas, con su mercado de productos tradicionales.

Los edificios del ayuntamiento tienen belleza. Muy cerca está la Haus zum Walfisch, de gótico final, residencia antaño de Erasmo de Roterdam.

Merece la pena dar un paseo por el entorno de la vieja puerta de Suabia ( Schwabentor) al lado del cristalino torrente Gerberau hasta el museo de los Agustinos, el mejor de la localidad, o subir el Schlossberg, el elevado telón de fondo verde de la urbe.

Avanzando luego hacia el sur, en dirección a Staufen im Breisgau, se pueden ver excelentes zonas de viñedos y el ruinoso castillo de Staufenburg, desde el que se goza de una buena vista. En el corazón del pueblo está la plaza del Mercado y su viejo Ayuntamiento del siglo XVI, un entorno de sabor tradicional.

La Ruta prosigue en dirección este por el valle de Münstertal, en un paraje de praderías y bosques, con pequeños asentamientos poblacionales de casas con balcones floridos en torno a la corriente del Neumagen.

Münstertal recibió el nombre del monasterio benedictino medieval de St. Trudpert, originario del XII. Esta abadía fue destruida por los suecos en la guerra de los Treinta Años y reconstruida con elementos barrocos en el XVIII.

Pero la riqueza económica medieval de Münstertal fue la plata, con minas conocidas desde el siglo XI, venidas a menos a raíz del descubrimiento de América, cuando España inundó Europa de metales preciosos. Una de estas minas aún es visitable (estuvo en funcionamiento hasta la mitad del siglo XX) y aún se utiliza con fines terapéuticos. Está al sur de la población.

Siguiendo hacia el oeste, por una carretera plena de curvas, aunque muy practicable, se llega hasta la cima del Belchen.

Uno de los más maravillosos puntos del recorrido es esta cima del Belchen. Foto guiarte. Copyright
Es el mejor mirador de la Selva Negra. Al oeste aparecen el valle de Münstertal y la llanura del Rin; más al fondo Los Vosgos. Si el día es bueno se divisan bien los Alpes suizos y el Mont Blanc, hacia el sur. Por el norte y este aparece un sinfín de colinas boscosas y valles con coquetos pueblos en medio de praderías.

Bajando hacia el este se llega a Schönau, que ha tomado creciente importancia como lugar de descanso por su entorno, en medio del Belchen y el Feldberg, las mayores alturas de la Selva Negra.

Idéntico sentido vacacional tiene Todtnau, unos kilómetros más adelante, lugar cercano a unas bellas cataratas que caen desde una altura de 100 metros.

Feldberg, con 1493 metros de altura, es la cima de la Selva Negra. Otro punto excelente para gozar de maravillosas vistas, en un paraje que es parque natural con sabor alpino, propicio para detenerse un dedicar un tiempo –según preferencias del viajero- a los bellos itinerarios pedestres.

Siguiendo con este recorrido de alto interés ecológico, la Ruta prosigue a Schluchsee, un lago de origen glaciar que se ha transformado en un excelente y bello enclave para practicar deportes náuticos.

En Titisee, unos kilómetros más al norte se halla otro lago de origen glaciar, en torno al que ha surgido otra importante estación turística, de excelentes hoteles y tiendas, lugar para practicar actividades náuticas.

Es éste un lugar sumamente atractivo para detenerse y dedicar alguna jornada a hacer excursiones a pie, entre otros puntos al Feldberg y al entorno del lago glaciar.

A partir de aquí, la ruta emprende camino hacia el oeste, hacia Friburgo. Es preciso detenerse aún en Hinterzarten, lugar de interés por el deporte de esquí y centro para hacer recorridos de senderismo. Entre las rutas, una conduce a la vieja iglesia de l´Oswald, consagrada en el siglo XII, cuyo mayor interés radica en su temprana fecha de creación.

Ya en camino a Friburgo, el camino se estrecha en el Höllental, un desfiladero atractivo, por el que se abrió una carretera en el siglo XVIII; enclave que alguna vez mereció el nombre de Valle del Infierno: un digno cierre a esta etapa final que termina en la bella ciudad de Friburgo.

> > Volver a la guía de Ruta de la Selva Negra

Imágenes enviadas por los usuarios
Los usuarios de guiarte han enviado 1 fotos.

nueva casa de los...
Ver imagen
Añadir una imagen