Kembs, Haut Rin (Francia).

Una estación romana, Cambete, mencionada en la antigüedad, da origen al nombre de Kembs, población alargada, a lo largo de la vieja ruta de Estrasburgo a Basilea.
El Canal de Huningue, a la altura de la esclusa de Kembs-Loechlé. Guiarte Copyright

Esta vía fue construida en época romana para un uso primordialmente militar y luego se constituyó como un floreciente trayecto comercial.

El núcleo principal de Kembs se ubica a unos 16 kilómetros al norte de Basilea, aunque su barrio más sureño, Kembs-Loechlé, se halla muy cerca de Rosenau, casi al lado de la fabrica eléctrica del Rin.

Este barrio, unido en 1830 al municipio de Kembs, está situado a una altura de 241 metros sobre el nivel del mar y tiene como monumento más destacado una magnífica iglesia finalizada en 1964.

Kembs tiene en la actualidad, en conjunto, unos 4.000 habitantes

Kembs-Loechlé posee un grandioso templo de reciente construcción, que emerge entre las coquetas casas del lugar. Guiarte Copyright

La profundidad histórica del lugar se comprobó en 1986, cuando unas investigaciones arqueológicas descubrieron en la zona una importante villa, así como un cruce de vías.

Entre los atractivos del lugar se pueden citar la fábrica eléctrica de Kembs que fue construida de 1928 à 1932, sobre el Canal de Alsacia.

Al término de la Primera Guerra Mundial, se acordó que Francia tendría derecho para el aprovechamiento energético del Rin, y como resultado de este acuerdo emprendió la construcción de varias centrales, sobre él, en el Gran Canal de Alsacia.

El Gran Canal de Alsacia se inicia frente a Village Neuf, es obra del ingeniero René Koechlin, tiene una longitud de 52 kilómetros y una anchura media de unos 200 metros. Por él circulan los navios con cargamentos comerciales, y en él se situan cuatro grandes centrales hidroléctricas. La primera de ellas es la de Kembs, que tiene una producción anual de 895 millones de Kwh.

Al lado de la fábrica de electricidad, la esclusa del Gran Canal de Alsacia permite salvar el desnivel de aguas para que los navíos lleguen ya a Basilea. Fue remozada entre 1996 et 1999, y es interesante detenerse para comprobar el funcionamiento de la misma, con sus gigantescos portones metálicos.

La gran central hidroléctrica de Kembs, en el Gran Canal de Alsacia. Guiarte Copyright

Al este de las esclusas del Canal de Alsacia, un sendero permite al viajero acercarse al cauce natural -salvaje- del Rin. Merece la pena. Este río, de 1325 kilómetros de longitud tiene en su tramo final, desde el entorno de Basilea hacia el mar, profundas modificaciones que se han ido introduciendo para su explotación energética y como vía de comunicación, con lo que se ha ganado en aprovechamiento económico pero se ha perdido su naturaleza virgen. Algunos tramos como este, paralelo al Gran Canal de Alsacia, aún permiten vislumbrar lo que antaño fueron unas riberas boscosas, casi selváticas.

También paralelo al Rin, pero más al oeste, discurre el Canal de Huninge, que aporta aguas para el canal que une el Rin y el Ródano. Al norte de Kembs hay un punto en que se unen aguas del Canal de Alsacia a las del de Huningue. En el entorno de la zona de esclusas, los equipamientos administrativos son obra de Le Corbusier.

Aparte de los elementos citados, otros atractivos del lugar son la iglesia de san Juan Bautista, neoclásica, del XIX, la Torre del Agua y la foresta de Hardt, otro enclave boscoso sumamente natural, que ocupa buena parte del espacio entre Kembs y Moulhouse.

Guías relacionadas

> > Volver a la guía de Pueblos con arte