Espacio Miró

La Fundación Mapfre presenta un espacio permanente dedicado a la obra de Joan Miró, uno de los artistas más importantes del siglo XX.

Joan Miró. Peinture (Per a David Fernández Miró) / Pintura (Para David Fernández Miró), 1965.

Madrid, 2 de enero de 2017
Adentrarse en el universo artístico de Miró significa descubrir la plasmación del color puro, hallar la lógica del símbolo y calibrar la difícil armonía entre lo constante y lo etéreo.

En sus más de seis décadas de trabajo incesante, y consagrado ya como maestro del arte del siglo XX, Miró siempre mantuvo su espíritu innovador. Para él su trabajo era la herramienta perfecta para cargar contra el conservadurismo y alcanzar el cambio social. Con la idea de un arte para uso y disfrute del pueblo, Miró realizó murales, cerámicas y esculturas para espacios públicos. Sus obras exhalan distintas influencias, como el esquematismo primitivo, la tradición popular, la caligrafía asiática o el grafiti urbano.

Miró hipnotiza y seduce con su mundo fantástico y personal, habitado por vibrantes manchas y colores primarios, con los que refleja con elocuencia el mundo tangible y material con mensajes llenos de poesía.

Joan Miró. Mujer española, 1972.

El nuevo Espacio Miró albergará de manera permanente más de sesenta obras en las salas del Paseo de Recoletos, 23, y pretende convertirse en un lugar de referencia para el estudio de la obra del artista catalán en Madrid.

La Colección, procedente de diferentes propietarios que han cedido las obras como depósito temporal, está compuesta por 65 obras de Joan Miró y con cuatro esculturas y un óleo de Alexander Calder, con el que el pintor catalán mantuvo una gran amistad y conexión artística.

Aunque en su mayoría se trata de obras de las últimas décadas, podemos encontrar pinturas de diferentes períodos. De esta manera se puede ver cómo Miró retoma continuamente los mismos temas, reinventándolos con nueva vitalidad. Esta selección nos presenta a un Miró entusiasta, divertido y en la plenitud de su oficio, que reflexiona con la libertad de su lenguaje sobre su propia pintura, el arte y el devenir del tiempo.

Joan Miró. Personnage/ Personaje. 1977.

Cuatro Claves para visitar la muestra
Signos visuales. A mediados de los años veinte, Miró elaboró un innovador vocabulario plástico relacionado con la vanguardia surrealista. El artista creó un universo onírico de figuras representadas con pigmentos intensos, gruesos contornos negros y espacios ausentes.

Decisivo en la pintura americana del siglo XX. En el año 1941 se realizó la primera retrospectiva del artista en el Museum of Modern Art de Nueva York. Con este acontecimiento Miró se consolidó como maestro de la pintura moderna y su obra comenzó a influir en una generación de artistas tan relevantes como Rothko, Pollock, Gorky o Motherwell.

Asesinar la pintura. Su discurso testimoniaba la necesidad de quebrantar las técnicas pictóricas tradicionales a través del uso de materiales nuevos: tela, corcho, metal, fibras, cortezas, etc.

Alexander Calder. Portrait of Joan Miró/Retrato de Joan Miró. 1930.

Alexander Calder. Joan Miró y el escultor estadounidense Alexander Calder se conocieron en París en diciembre de 1928. A partir de entonces iniciaron una amistad que les uniría de por vida. Al igual que Miró, el artista americano encontró interés en la abstracción. Ambos artistas colaborarían juntos en varias ocasiones.

Espacio Miró
Fundación Mapfre
Paseo de Recoletos 23, Madrid

> > Volver a la guía de Noticias