Monasterio de los Jerónimos

La existencia del Monasterio de los Jerónimos es un milagro, porque se salvó del desastre del Terremoto de 1755 pese a estar muy cerca del mar.


Exterior del Monasterio de los Jerónimos. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com

Desde el entorno de Belém salían numerosas embarcaciones en tiempos de los descubrimientos, y fue el propio Enrique el Navegante quien fundó aquí una ermita, que en 1502 se reemplazó por un monasterio que impulsó el rey D. Manuel.

En un momento de expansión del reino, avanzaron las obras primero de la mano del francés Diogo Boytac y luego bajo la dirección del español Juan del Castillo, que le dio su impronta estética muy próxima al plateresco.

La iglesia tiene una bellísima portada sur, plena de abundancia decorativa. En el interior destaca su conjunto de columnas relativamente gráciles aunque sumamente decoradas, que sostienen una extraordinaria bóveda que resistió el embate del gran terremoto. 

Interior de la iglesia del Monasterio de los Jerónimos, desde el coro alto. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com

La iglesia tiene tres naves y una capilla mayor de factura netamente clasicista que contrasta con la decoración del resto de la iglesia. El edificio alberga varias tumbas reales, así como las de Vasco de Gama y Luis de Camões. La tumba de Fernando Pessoa también está en los Jerónimos, en el claustro.

El claustro es también una obra espectacular. Tiene dos pisos. El interior realizado en la época de Boytac y el superior por Castillo. Desde una de las alas del claustro se puede acceder por una escalera al coro alto, desde el que se tiene una excepcional imagen de la factura del templo, especialmente las bóvedas y columnata.

Desde 1983, el monasterio forma parte de la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que valora que el centro religioso, ubicado a la entrada del puerto de Lisboa “es la ejemplificación misma del arte portugués en todo su apogeo”. 

El claustro del Monasterio de los Jerónimos es realmente espectacular. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com
Siguiente: Torre de Belém
Anterior: Belem

> > Volver a la guía de Lisboa