La Alfama

Desde el Castillo de San Jorge hacia el Mar de la Paja se extiende un laberinto de callejas que recibe el nombre de la Alfama.


El Castillo tiene más `prestancia desde la ciudad baja. Imagen del mismo desde la plaza da Figueira. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com

Se trata de una zona de gran vigor histórico que se asienta sobre los muros del primer poblado prehistórico y la Lisboa romana y árabe. En el entorno de la catedral aún se aprecian ruinas romanas.

Alfama deriva del árabe y alude a los manantiales que surgían en algunos puntos de la ciudad y que fueron aprovechados para el uso. Hoy, el barrio es una de las zonas más típicas de la ciudad en la que perviven dos antiguos monumentos, el castillo y la catedral, así como numerosas iglesias de pequeño tamaño, muchas de las cuales sobrevivieron con destrozos al seísmo que destruyó otras tantas.

El viajero que sube a la Alfama desde la Baixa tiene la sensación de que pisa otra población; una población vieja, en la que aún se sienten con más viveza los colores y olores, donde la gente se conoce y se saluda al cruzar la calle, donde el ama de casa acude a la misa y luego a la tienda de ultramarinos para comprar las viandas. Conocido también el barrio por sus casas de fado y establecimientos de restauración, es frecuentado por muchos turistas que brujulean por la zona, que no por ello pierde tipismo.

Quien sube hacia lo alto de la colina desde el entorno de la plaza del Comercio, antes de llegar a la catedral descubrirá un pequeño templo. Es la iglesia de San Antonio da Sé. Lo más importante que tiene es que ocupa el solar donde nació un santo de fama universal conocido por el lugar donde murió: san Antonio de Padua. Los vecinos celebran todos los años sus fiestas, por junio, con gran bullicio y devoción.

Si sigue ascendiendo, pasará por delante de la catedral, acertadamente rehecha tras el gran terremoto, para continuar hacia Santa Lucía, donde hallará, al lado de la iglesia un excelente mirador sobre el Tajo. Muy cerca está otra magnifica atalaya, en el Largo de la Puerta del Sol….

Pero hay que continuar hacia arriba para alcanzar el castillo de San Jorge, un fuerte altomedieval que engrandecieron los árabes y los reyes cristianos, algunos de los cuales residieron en él. Desde el punto de vista arquitectónico no tiene gran interés, aunque sus muros dan impresión de poderío al contemplarlos desde diversos lugares de la ciudad. Lo que es indudable es que constituye otra magnífica atalaya para contemplar Lisboa y su espléndido paisaje urbano... 

Subida a la Alfama. Al fondo la catedral, y a la izquierda San Antonio da Sé. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com
Anterior: San Roque

> > Volver a la guía de Lisboa



Comentarios al artículo
Se muestran 4 comentarios

ALMA
20/10/08
LUGAR PARA ESCUCHAR FADOS
Alguien me puede recomendar un lugar en LA ALFAMA, para ir a tiro hecho a escuchar FADOS, voy a estar solo una noche alli y no quiero marcharme sin escucharlos.

kay strange
24/8/08
Alfama
El descubrir el fado ha sido maravilloso y sobre todo en el barrio de Alfama, con fadistas cantando en vivo.
A la medianoche se termina todo y uno puede volver en taxi sin problema.
Es un lugar para volver nuevamente.
Desde Santiago de Chile escribe Kay Strange Aura

YO
05/8/08
Lisboa
yo soy española pero Lisboa ha robado para siempre mi corazón,
vuelvo cada vez que puedo, incluso mas de una vez al año,
y cada vez me sorprendo

alvaro franco
31/5/08
bella alfama
hola, he leído este articulo sobre alfama, naci en alfama pero llevo toda mi vida fuera de alli, vivo en españa, y quiero decirte que cuando la visito es como se volviera atras en el tiempo y eso me me da mucha paz de espiritu, Portugal no es un país atrasado, es eso si un país maravilloso y mi ciudad de lisboa es la mas bella de todas las que conozco.
un abrazo