Iglesia do Carmo

Al oeste de la Baixa queda la zona del Chiado y el Bairro Alto, donde el viajero encontrará algunos de los rincones más vivos de la ciudad de Lisboa.


Desde el bullicioso Rossio se contempla, elevado, e mutilado templo do Carmo. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com

Es aconsejable subir hasta esta zona lisboeta a través del elevador de Santa Justa, que proporciona una magnífica vista de la ciudad desde su terraza superior. El elevador nos llevará al lado de las espectaculares ruinas de la iglesia do Carmo.

La visión de los restos de esta iglesia puede estremecer nuestra sensibilidad porque nos traslada inmediatamente a la mañana del 1 de noviembre de 1755, día de Todos los Santos y aciago día del famoso Terremoto de Lisboa.

En el siglo XIV se fundó el convento de Carmelitas al que pertenecía esta iglesia gótica, de tres naves, de la cual quedan los paramentos laterales, las columnas y algunas arcadas y nervaduras. El espacio está cargado de historia y dolor por lo que significa.

La iglesia era el mayor templo gótico lisboeta y hoy es un punto esencial en la visita a esta ciudad, en la que el seísmo del siglo XVIII privó de casi todos los monumentos medievales. Estas ruinas nos lo recuerdan.

En las dependencias del convento se alberga un museo arqueológico, en el que se encuentran elementos que van de la Edad de Bronce hasta medievales. 

El bello y desolador interior del templo do Carmo, en Lisboa. Imagen de Beatriz Álvarez para Guiarte.com

> > Volver a la guía de Lisboa