Otro ataque al Patrimonio Mundial

La máxima responsable de la UNESCO, Irina Bokova, ha elevado la voz de condena frente a la destrucción de dos puertas de la histórica ciudad de Nínive.

Puerta de Adad, en Nínive. Imagen UNESCO

París, 19 de abril de 2016
Aún sin integrarse oficialmente en el listado del Patrimonio Mundial, las puertas históricas de Mesqa y Adad, y los viejos muros de la zona arqueológica de Nínive (Mosul) forman parte de la historia del ser humano y nos hablan de una civilización milenaria a la que nuevos bárbaros parecen despreciar.

La responsable de la UNESCO dijo que “la destrucción de las puertas de Mesqa y Addad son nuevos crímenes en una larga lista de ataques contra el patrimonio cultural de Irak, después de la destrucción del toro alado de la puerta Nergal, y la destrucción en el Museo de Mosul. Estas destrucciones deliberadas son un crimen de guerra contra el pueblo de Irak, cuya herencia es un símbolo de su identidad y su memoria”.

Estima Irina Bokova que las destrucciones, realizadas por yihadistas, utilizando excavadoras para ello, “son ataques contra la humanidad y en contra de los valores de esta región, cuna de civilizaciones (…) Nínive es una ciudad antigua cuya memoria se ha transmitido durante siglos por personas de todos los orígenes y todas las religiones que admiraban y conservan sus restos para que pudieran ser transmitidos a las generaciones futuras”.

Puerta de Mesqa en Nínive. Imagen UNESCO

Nínive fue una de las primeras grandes ciudades de la antigua Mesopotamia, encrucijada de rutas comerciales, en una posición estratégica entre el mar Mediterráneo y los territorios de Persia y el Índico.

Estaba situada a la orilla del Tigris, cercana a la actual urbe de Mosul. El inmenso sitio arqueológico es testigo de los asentamientos humanos que datan del sexto milenio antes de Cristo. Al igual que la generalidad de las puertas restauradas de Nínive, las de Mesqa y Adad ofrecen un ejemplo del trabajo de los arqueólogos en los siglos XIX y XX para la conservación de los monumentos y formaban parte integrante del paisaje arqueológico del sitio. Las partes reconstruidas y ahora devastadas ofrecían protección a las bases de las puertas y las paredes originales.

Afirma la UNESCO que las puertas históricas y murallas de Nínive se incluyen en la lista provisional de Irak, como un sitio que debería ser inscrito en la lista de Patrimonio Mundial.

> > Volver a la guía de La editorial