Una sociedad tradicional y marinera

En este espacio geográfico de costa plena de acantilados y pequeñas playas solitarias habita una sociedad que tiene en la pesca su principal ocupación.

Hórreo en Carnota. Guiarte.com/Manuel Fernández Miranda.

Se practica la pesca artesanal, de bajura y también el marisqueo. En torno a esta actividad se ha desarrollado una rica gastronomía, que se manifiesta de forma especial en las fiestas bien sean las romerías o las celebraciones que algunas localidades dedican a sus productos, el percebe de Roncudo(Ponteceso), el pulpo y el longueirón(Finisterre), el congrio (Muxía) etc.

El mar también protagoniza las fiestas religiosas, especialmente con la celebración de la Virgen del Carmen, patrona de marineros.

La lejana historia de la región se denota en sus monumentos dolménicos (dolmen de Dombate, en Cabana de Bergantiños), petroglifos (Laxe das Rodas, Muros) y castros.

Hay escasos restos romanos; varios monumentos románicos (Iglesia de Santa María, en Finisterre y monasterio de Moraime, Muxía), góticos (Santa María de la Atalaya, en Laxe), barrocos(Templo de la Virgen de la Barca, en Muxía)… y sobre todos numerosos edificios palaciegos en lugares como Muros, Corcubión.

No faltan las construcciones agrarias tradicionales, entre ellas los hórreos. De ellos, el de más fama es el de Carnota.

Entre las artesanías tradicionales citar dos: las de la cerámica en Buño (Malpica) y el encaje de bolillos que ha dado fama especial a Camariñas.

Embarcaciones en Corcubión. Guiarte.com/Manuel Fernández Miranda.
Siguiente: Cómo viajar

> > Volver a la guía de Costa da Morte