Tierra de Naufragios

Este rincón noroeste de la Península Ibérica es un espacio incluido en las trágicas historias de la navegación.

Descripción gráfica del naufragio del Serpent en la Costa de la Muerte en una revista de 1890.

Las rutas marítimas que desde la Europa atlántica se dirigen hacia América del Sur, África o el Índico (a través del Canal de Suez) discurren ante esta esquina de la Península. Ese incesante flujo viajero, un mar difícil y una costa rocosa crean el escenario idóneo para las tragedias.

La tragedia más espectacular ocurrió en 1556, cerca de Finisterre, donde una tempestad hundió 25 buques españoles: 1706 vidas engullidas por el mar.

Desde aquella época se contabilizan cientos de naufragios, de buques de Inglaterra, Francia, Noruega, Alemania, Austria, Grecia, Italia, Suecia, Holanda, Rusia, Portugal, Estados Unidos, Marruecos, Yugoslavia, Liberia, Panamá, Chipre, Rumanía… y sobre todo de España.

Otro de los naufragios más famosos fue el del Serpent, en 1890. De 175 tripulantes del navío inglés sólo se salvaron tres. El suceso ocurrió en el fatídico Cabo Tosto, en Camariñas. Cerca del mismo, perdura el recinto granítico del Cementerio de los Ingleses…

Hoy la Costa de la Muerte, en la provincia de La Coruña, es un territorio atractivo para los viajeros que buscan algo más que el tradicional turismo de sol y playa, y que quieren acercarse al ámbito de los mitos y las leyendas.

La luz de enfilación de Muxía, a las puertas de la bahía de Camariñas. Guiarte.com/Lalo Fernández Mayo

> > Volver a la guía de Costa da Morte