El marco geográfico

La costa de la Muerte es la zona costera de la provincia de La Coruña que va desde la entrada norte de la ría de Noya, la zona de Punta Carreiro, cerca de Muros, al entorno de Malpica.

Puesta de sol en Finisterre. Guiarte.com/Manuel Fernández Miranda.

Entre uno y otro punto quedan incluidos los municipios de Muros, Carnota, Corcubión, Finisterre, Cee, Muxia, Camariñas, Laxe, Cabana, Ponteceso y Malpica.

Es un territorio de bellos paisajes caracterizados por cierta dureza, la que impone un clima áspero, especialmente en invierno, un suelo eminentemente rocoso, y una costa llena de islotes, rompientes, roquedos sumergidos… en definitiva peligros para la navegación cercana al continente.

La marina inglesa que sufrió cuantiosos naufragios en esta costa, ya advirtió de estos peligros y los señalizó en sus mapas de navegación. A raíz de la catástrofe del Serpent, incluso dictaminó una medida de seguridad obligatoria para su armada: que cada marinero debía disponer de un salvavidas.

Las propias autoridades españolas tomaron nota de estas circunstancias. Eso explica que el faro de Cabo Vilán o Villano, en un saliente de Camariñas, se elevase y se dotase de energía eléctrica. Fue el primer faro eléctrico de España.

En ese espacio proliferan las playas, la mayoría de reducidas dimensiones, de arena clara. Algunas, al abrigo del Atlántico, son relativamente calmadas y propicias para el baño, pero las más, abiertas al Océano, son bellas… pero frías y peligrosas. Entre las más destacadas, la de Carnota, la de Rostro, en Finisterre, la de Trece en Camariñas y la de Traba, en Laxe.

En la esquina noroeste de Galicia se halla la Costa de la Muerte.

> > Volver a la guía de Costa da Morte